Cuando en el post del 31 de octubre titulado “Luis de Salazar podría tener los días contados” no me equivocaba. La presidenta de la Real Federación Española de Vela ha confirmado a Marco G. Vidart de El Diario Montañés en la edición de este 3 de enero que la sede de la federación deja Madrid para trasladarla a Santander, como bien reza el titular: “La Federación de Vela se muda a Santander”.

El 8 de noviembre Pedro Sardina escribía en ABC de la Náutica un artículo titulado: “La Federación liquida a sus empleados de Madrid y se marcha a Santander”, lo que significaba la “Crónica de una muerte anunciada”.

El día 9 de noviembre la RFEV emitía un comunicado desmintiendo la información de ABC, a lo que el diario respondía. Menos de dos meses después ha quedado demostrado que aquella información era veraz y que la RFEV se va a Santander y deja una sucursal en Madrid. El otro local en propiedad es un un almacén en el barrio de La Ventilla que se adquirió en la época del mandato de Fernando Bolin. Según Casanueva el alquiler de estos dos locales reportará unos 60.000 euros.

Pero como Casanueva y su equipo viven en la mendacidad permanente, y hacen las cuentas de la lechera, es decir que según la presidenta “así, entre alquileres y ahorro que supone unificar las sedes, en las arcas de la Española se quedarán 270.000 euros. Daría para pagar el canon que se abona por el CEAR a la autoridad portuaria, que asciende a algo más de 220.000 euros y sobra incluso algo”. Que genios de ingeniería financiera, no sé cómo lo hacen, pero siempre les acaba sobrando dinero; pero por contra para los regatistas, cada vez hay menos dinero. Que me lo expliquen.

El hecho es que las oficinas centrales de la RFEV en Madrid, las de toda la vida en Luis de Salazar 9, van a ser desmanteladas y la actividad administrativa se hará desde Santander.

Y que ahora se ha confirmado de boca de la propia Casanueva que trasladan la sede a Santander, qué van a decir ahora, ¿que también es mentira?

Y sabiendo que era verdad lo que se contaba, el comunicado de la RFEV contra un periodista y un medio de comunicación sobraba. Por la boca muere el pez. Está claro quiénes eran los mentirosos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here