Cuando el Team New Zealand ganó la 35 Copa América la gran mayoría de los comentarios que se escucharon y leyeron hablaban que se volvería a una Copa América como las de antaño. Desaparecían los catamaranes voladores, entre otras cosas por qué el Challenger of Record, Luna Rossa, y principal aliado de los kiwis en los últimos años, lo habían puesto como una de las condiciones.

Se especuló con un barco monocasco de grandes dimensiones que pudiera llevar quince tripulantes y se habló de orzas basculantes, al estilo de los IMOCA o los VO65. Lo que nadie podía prever es lo que han anunciado los neozelandeses.

Si en algo se distinguen en el Team New Zealand es que son revolucionarios. Cuando parecía que Oracle lo tenía todo controlado con los revolucionarios catamaranes voladores, va y cuatro meses antes de la disputa de la Copa América, aparecen de la nada los kiwis y unos ciclistas a bordo, que parece bastante claro que acabaron marcando la diferencia y fueron cruciales para recuperar la Jarra de las Cien Guineas.

Una vez la ganaron mucho se había especulado con qué barco aparecerían, y después de la presentación virtual que han hecho de cómo quieren que sea el nuevo barco, creo que no ha defraudado a nadie.

Podrá gustar más o podrá gustar menos, pero el monocasco volador que han enseñado no deja indiferente. Conocíamos los barcos voladores, catamaranes y monocascos como los moth, pero el próximo barco de Copa América es futurista a tope.

El nuevo AC75 tendrá un timón y dos foils, uno en babor y otro en estribor que serán los encargados de sustentar el barco en el aire. Como siempre en estos casos, el Protocolo marcará unas pautas a modo de box rule, y a partir de ahí cada equipo que se las ingenie para tener el mejor barco.

Me ha gustado mucho el videoblog de Carlos Pich hablando del nuevo barco en Panoramanautico.com, muy ilustrativo y didáctico, como siempre.

Por ahora han enseñado lo que quieren hacer. Evidentemente los ingenieros neozelandeses e italianos lo tendrán muy avanzado, como ocurrió en su día con Oracle, pero esto no quita para que en los otros equipos puedan conseguir un arma tan letal como en su día consiguieron los kiwis.

La Copa América siempre marca tendencia. Es la que acostumbra a marcar la pauta en cuanto a nuevos elementos de diseño, materiales y a partir de ahí el resto de la vela va a su remolque.

Cuando había los clase AC, Russell Coutts creó estos barcos en miniatura con los RC44; cuando se pasó a los barcos voladores, también lo hicieron las regatas en la que los catamaranes ya eran protagonistas como las Extreme Sailing Series y los GC32. Ahora con estos nuevos barco voladores, per monocasco, seguro que pronto veremos una nueva clase a imagen y semejanza, entre otras cosas porque a los equipos y tripulaciones que van a participar en la Copa América, les viene de maravilla para entrenar y prepararse para lo que se van a encontrar.

Lo que está claro es que estamos en una nueva era evolutiva. Lo que es seguro es que nos vamos a divertir.

Artículo publicado en ABC de la Náutica (30/11/2017)*

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here