Foto: Julia Casanueva el día que presentó los avales, en la sede de Madrid, para ser candidata a la presidencia de la RFEV

La sede de la Real Federación Española de Vela (RFEV) en la calle Luis de Salazar en Madrid, podría tener los días contados. Desde su llegada a la presidencia de la RFEV, Julia Casanueva, ha tenido en mente llevarse la federación a Santander, y visto lo visto en la asamblea del día 28 de octubre, me temo que a esta historia le queda un telediario.

En la asamblea, celebrada en la sede del Consejo Superior de Deportes y no en la federativa, el vicepresidente económico Javier Sanz presentó un estudio de los centros de la RFEV, poniendo especial énfasis en los costes de mantenimiento y gestión que generan las oficinas de Madrid y el CEAR de Vela Príncipe Felipe de Santander, tal y como cuenta la entidad a través de sus canales oficiales.

Sanz expuso a los asambleístas una ‘simulación de un centro único’ en el que aglutinar y optimizar todos los recursos. El vicepresidente económico explicó que “actualmente el mantenimiento de ambos centros cuesta a la federación más de un millón de euros anuales; con una reestructuración adecuada podríamos ahorrar más de 300 mil euros”. Blanco y en botella.

Visto como está evolucionando el tema, donde en las oficinas de la RFEV cada vez hay menos personal, me da la impresión que la idea que les ronda en la cabeza desde que Casanueva llegó al poder en 2015, está a punto de ejecutarse.

El primer paso para cerrar uno de los dos centros está dado, o bien el de Madrid o bien el de Santander.

Está bastante claro, ¿no?

Artículos relacionados

La RFEV presenta un superávit de 140 mil euros en las cuentas de 2016 y aprueba los presupuestos de 2017

Asamblea para seguir saliendo del paso

El Contencioso-Administrativo entra en escena

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here