He estado hace pocos días en Cascais con motivo de la salida de la Discoveries Race. Visitar Portugal es para mí siempre un placer y estar en el Clube Naval de Cascais es recordar momentos pasados muy agradables primero con el Troféu Quebramar-Chrysler y después con la MedCup. Somos hermanos de sangre de los portugueses y notas siempre el aprecio, al menos en mi caso, que recibimos cuando vamos por estas tierras.

Sin ir más lejos Arturo Delgado -que estuvo en la salida de la regata como uno de los miembros fundadores de la Cofradía Europea de la Vela que encabeza Francisco Quiroga-, le bastó estar una mañana en el Clube Naval y prácticamente no se pudo ni tomar un café, su popularidad es máxima. No en vano se crió y empezó a navegar en estas aguas atlánticas en la desembocadura del Río Tajo. Como dice él “ahora a los que me encuentro y me saludan son los hijos de mis amigos”, que otrora eran niños y ya son hombres. También me gustó encontrarme a Jorge Pinhero de Melo, conocido por todos por Jorge Arnoso. Y descubrir a personajes como el almirante Antonio Bossa o el descendiente de Magallanes, Manuel de Magalhães e Menezes Villas-Boas.

El barco-escuela Polar de la Marina Portuguesa dejando atrás el Monumento a los Descubridores en la Discoveris Race. Foto: J.S.

Volviendo al caso, paralelamente a la salida de la Discoveries Race se ha estado celebrando la Cascais Week, lo que vendría a ser la heredera de aquellas míticas regatas Quebramar, donde coinciden en el agua barcos de crucero y de vela ligera. Quién sigue al frente no es otro que Gonçalo Esteves, al que hacía años que no veía, y que ahora es el hombre fuerte del Clube Naval. Vi a Gonçalo en la ceremonia de apertura de la Cascais Week, y él me dijo que yo estoy igual que hace diez años, pero es que él también o incluso más joven. Sigue siendo la misma bala de siempre, organizando la regata desde dentro y anticipándose a la situación.

Esteves me preguntó que cómo estaba la vela en España, él se había quedado con la idea de aquél gran circuito de Cruceros y aquellas MedCup, que movían barcos, regatistas y patrocinadores, de una forma bárbara. Así apareció en su día con el Quebramar, y acabaría siendo uno de los patrocinadores del Desafío Español a la America’s Cup. De esto hace nada más y nada menos que diez años.

La respuesta de cómo está la vela en España tampoco fue muy difícil de responder, en crucero la única regata que ha aguantado el tipo de verdad es la Copa del Rey Mapfre, el resto, como en Portugal, se han quedado en regatas locales y en algunos casos, aquellas regatas que lo tuvieron casi todo, se han quedado en regatas de club.

Y es que de aquellos macro proyectos que algún día llegaron a maravillar al mundo del crucero, no solo no es que no existan como equipo de regatas, sino que en algunos casos las propias marcas han desaparecido. Ejemplos muchos, pero ahí tenemos a Caixa Galicia y Fórum Filatélico que siguen coleando incluso en los tribunales.

En fin que la Discoveries Race, además de rememorar a los Descubridores españoles y portugueses de los siglos XV y XVI, también fue me sirvió como revival contemporáneo de lo que llegó a ser y lo que es ahora; y hacia donde ha evolucionado la vela y el patrocinio.

Aquí sí que hemos ido marcha atrás. Y lo que nos queda.

Artículo publicado en ABC de la Náutica (31/08/2017)*

Foto superior: Salida de la Cascais Week 2007 de cruceros, patrocinada por Quebramar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here