Foto Marian Piñán: Simeon Tienpont esta mañana a bordo del AzkoNobel con Martina Grael y otros miembros del equipo.

La previa de la salida de la Volvo Ocean Race se está viendo marcada por el motín que ha protagonizado en el AzkoNobel, Simeon Tienpont, el patrón que fue despedido hace una semana y que ha recuperado sus derechos después que un Panel de Arbitraje de la justicia holandesa, dio este viernes la razón.

El AzkoNobel decidió sustituir a Tienpont, pero el patrón holandés tenía un contrato por el cual su empresa es la que llevaba la organización del equipo, pero cambios en la empresa y parece ser que algunas rencillas a bordo, provocaron que la salida del patrón. Días después el equipo anunció a Brad Jackson como patrón.

Después de recibir la aprobación del Panel de Arbitraje, Tienpont viajó el sábado desde los Países Bajos hasta Alicante, y en la madrugada del sábado al domingo, aprovechó para ir hasta el pantalán donde estaba el barco y montarse en él y hacerse fuerte.

Aunque el equipo holandés había contratado un servicio de seguridad para evitar esta situación, Simeon consiguió burlarlo y subirse a bordo del barco, con lo que una vez ahí, ya nadie podía hacer nada.

A partir de ahí empezaron las negociaciones ya que oficialmente el patrón es Jackson pero Tienpont ha anunciado horas antes de la salida, que el patrón es él.

Simeon Tienpot, con las manos en la cara, acompañado de Martina Grael y otros tripulantes. Foto: Marian Piñán

Después de varias horas a bordo, las últimas informaciones dicen que Tienpont se ha desplazado a la base del AzkoNobel y que están negociando a contrarreloj. También se comenta que el brasileño Joca Signorini es el primer damnificado de esta situación, que podría no tomar la salida de Alicante a Lisboa.

Precisamente de este mismo equipo se bajó hace unas semanas el gallego Roberto Bermúdez de Castro, que prefirió dar él mismo un paso atrás. La situación en el equipo no era la mejor, y en estos casos una retirada a tiempo es una victoria. Al menos Chuny ganó en tranquilidad, ya que afrontar una vuelta al mundo en las condiciones que ahora se encuentra el Azkonobel, precisamente no son las mejores.

La bomba ha estallado. La tensión se palpa en el pantalán de la Volvo Ocean Race a pocas hora de la salida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here