Que el presidente de la World Sailing, Kim Andersen, está en una huida hacia delante no es ninguna noticia. Los problemas económicos que ya hemos explicado en anteriores posts lo han dejado en evidencia. Pero además de eso, ahora lo que busca es aplazar las elecciones a la federación internacional y que está programadas para el día 1 de noviembre en Abu Dabi.

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos a 2021 busca ser aprovechado por muchos para intentar que también se retrasen sus procesos electorales hasta después de Tokio, es decir un año más de propina. En España también hay algunos presidentes de federaciones nacionales que lo han insinuado, pero en el caso doméstico del que tratamos, el CSD ya puso tierra de por medio y dejó claro antes del aplazamiento que hubiera JJ.OO. en 2020 o no, las elecciones a las federaciones olímpicas se mantenían tal y como está establecido en el reglamento.

Volviendo a la World Sailing, Andersen busca este retraso, por un lado para ganar tiempo, y por otro al haberse cancelado la reunión de medio año, tener que dar explicaciones de toda índole en la reunión anual que debe de celebrarse en los Emiratos Árabes del 24 de octubre al 1 de noviembre. Entre estas explicaciones está el punto más caliente, el del estado de las finanzas, actual caballo de batalla de la vela  mundial.

La excusa es la del coronavirus, ya que no está previsto en el reglamento que las votaciones se lleven a cabo de forma telemática, sino que debe de ser presencial, lo que hace que busque esta prórroga por el hecho de las posibles restricciones sobre los viajes por motivo del COVID-19.

Esto pero no lo decidirá Andersen, aunque intentará mover sus hilos, sino que en teoría debe de hacerlo el Election Committee, un comité independiente y que no depende de la cúpula que puedan formar el presidente y los siete presidentes de la World Sailing.

Retrasar las elecciones no tiene ningún sentido. Otras opciones que se están barajando son hacerlas en algún país con comunicaciones fluidas y que por entonces pueda estar libre de la pandemia, se baraja la posibilidad de Suiza, que por el momento dentro del continente europeo es una de las zonas menos castigadas por el COVID-19.

Kim Andersen busca desesperadamente este aplazamiento, mientras la mayoría de la vela mundial lo que busca es que se acabe esta etapa negra y se pueda volver a ver un poco de luz al final del túnel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here