La presidenta de la Real Federación Española de Vela, Julia Casanueva, se ha visto obligada a aplazar la Asamblea General prevista el día 29 de julio, debido a diversos fallos, tanto en el texto que se mandó a los asambleísta y que debía o no ser refrendado, referente a un tema tan importante como la modificación de Estatutos y después de que se detectaran “deficiencias” en los correos electrónicos de los mismos y por “errores de transcripción” en la modificación de estatutos.

Las modificaciones estatutarias están relacionadas con las elecciones, que deben de convocarse este año, y afecta a todos los estamentos, desde las federaciones autonómicas a clubes, deportistas, técnicos y jueces. En la convocatoria inicial en el apartado 71.2 apunto estuvieron de quedarse fuera muchos clubes, sobre todo porque se intentaba que se aprobara una exigencia -que este año debido a la suspensión de muchas competiciones entre ellas todas las de marzo a junio-, podía haber dejado a muchos posibles electores y elegibles fuera del censo, sobre todo en el estamento de clubes.

Esto es lo que se ha tenido que ceñir Casanueva después de que saltaran las alarmas y a la RFEV lo achacara a “errores de transcripción omitiéndose la modificación del artículo 71.2 a)”:

“Esta modificación se adapta a lo establecido en el artículo 5.1 de la Orden 2764/2015 de 18 de diciembre por la que se regulan los procesos electorales de las federaciones deportivas españolas, ya que el mismo únicamente exige que se haya competido en la temporada anterior.

Se anula el requisito de que para formar parte del censo los deportistas tengan que haber participado esta temporada en competiciones deportivas de carácter oficial de ámbito estatal o internacional.

Como consecuencia de la pandemia de Covid 19 muchas competiciones se han cancelado por lo que la exigencia de este requisito reduciría mucho el número de deportistas electores y elegibles”.

Con respecto a los fallos en las direcciones de varios de los asambleístas, no deja de ser curioso que la RFEV no lo hubiera detectado hasta ahora, cuando dichos asambleístas llevan con su acta cuatro años, con lo que se deduce que a algunos de ellos no se les estaba informando tal y como se debería a través del correo electrónico, como pueden ser convocatorias, documentaciones varias y actas.

Todo esto no hará más que atrasar la convocatoria electoral, que de por sí, ya va con un retraso más que considerable; ya que después de esta Asamblea, Casanueva deberá de convocar a su Junta Directiva y Comisión Delegada, para poner en marcha el proceso electoral con un reglamento y calendario, que visto lo visto y al paso que vamos, se presume que no será antes de otoño.

Nueva convocatoria Asamblea General Extraordinaria (remitida el 20 de julio)

Nota de la presidenta a los asambleístas 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here