La Junta Electoral de la Federació Catalana de Vela ha decidido sacar a once clubes del censo que presentaban diversas irregularidades. Estos clubes se pusieron con calzador a última hora, mediante una serie de licencias en las que no concordaban los nombres con los DNI de los presuntos regatistas, cosa que por cierto, no se cita en el acta y que es lo suficientemente grave como para hacerlo.

En cuanto a los números finales, esto supone que la asamblea general que deberá elegir a presidente y junta directiva en lugar de 86 miembros baje a 75, con lo que en el caso de que voten todos los clubes, deportistas, técnicos y jueces necesitará el ganador un mínimo 38 votos.

Los clubes que salen del censo por no tener el número de licencias son: Club Nàutic Creixell, Club Nàutic Tropicana, Club Esportiu la Surfera Gironina, Club Vela Canet, Club Vela Pals, Club Nàutic Skipper, Club de Windsurf Sant Pere Pescador, Club Eolis Kite, Club Nàutic Sa Riera y Club Windsurfistes Associats de Premià, además del Club Vela Vengrat que no ha acreditado participación alguna en ninguna prueba del calendario. Si el pasado viernes el presidente del CN Sa Riera presentaba su dimisión de la Junta Electoral, en esta ocasión Salvador Claramunt, presidente del CN Creixell, también miembro de esta JE era excluido de la reunión telemáticamente al ser también uno de los clubes implicados, y al final de la misma se le informó que su club era uno de los expulsados del censo.

Si el resultado de 13-2 en estamentos a favor de los candidatos de Jesús Turró fue un duro varapalo para Xavier Torres, ahora el remate es definitivo después de que el Club Windsurfistes Associats de Premià, del que es presidente el propio Torres, es uno de los que se ha demostrado que estaban metidos irregularmente en el censo para votarle. Si Torres siendo presidente de la FCV tuvo que incluir a todos estos clubes para ganar las elecciones es que lo tenía muy mal de antemano, ya sino lo tienes claro o eres una persona legal, no aceptas que estos clubes, incluido el suyo, sean electores. Sin duda la credibilidad de Torres, si es que tenía alguna, ha caído por los suelos y es indigna de un presidente de una federación.

La Junta Electoral carga contra el programa informático, lo cual sí me parece esperpéntico, ya que no creo que el programa sea tan listo como para incluir por ejemplo al Club de Windsurfistes Associats de Premià por ciencia infusa porque hablan de un “programa informático poco fiable”. Yo que no entiendo mucho de informática, hablaría de intento de ‘pucherazo’ en toda regla.

Esto no hace más que reafirmar que todo estaba preparado para que Torres siguiera en la poltrona, gracias a una serie de clubes que no cumplían para estar en el censo, y luego destacó en su facebook que “los clubes de nuestra candidatura representan los deportistas navegantes, técnicos y jueces, con el 61% de las licencias deportivas, el 68% de os carnés de escuela y un 74% de las regatas en número de participantes”. 

Lo que se le ha olvidado decir es que todos estos deportistas, técnicos y jueces que pertenecen a estos clubes que él se refiere, el pasado viernes día 21 le dijeron en las urnas que no le quieren.

Lo que no entiendo es como después de este escándalo y manipulación, Xavier Torres, aún sigue aspirando a ser presidente. Dudo que demasiados clubes depositen su confianza en una persona que aprovechando su posición de presidente de la federación, haya incluido a su club de una forma tan descaradamente irregular, intentando igualarle a los clubes catalanes que sí son legítimos.

Después de este escándalo sin precedentes en la vela de este país, si Xavier Torres tuviera el más mínimo signo de dignidad, no debería de presentarse.

Acta de la Junta Electoral (24/08/20)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here