Foto RFEV: Casanueva, centro, ya no cuenta con Chimo González Devesa y Javier Sanz, primero y segundo por la izquierda.

Si la semana pasada el vicepresidente primero y tesorero Javier Sanz presentaba su dimisión, el siguiente en salir de la junta directiva de la Real Federación Española de Vela (RFEV) ha sido el vicepresidente deportivo Joaquín González Devesa, pero en este caso ha sido cesado por parte de la presidenta Julia Casanueva.

La crisis que se generó hace poco más de un año por la destitución del director de preparación olímpica Asier Fernández de Bobadilla, ha acabado de reventar, en caso de dimisiones y ceses.

Sanz y González Devesa no tenían que haber permitido esta situación, tenían que haber sido ellos los que se hubieran ido antes de que fueran invitados a irse por parte de la presidenta. En la última asamblea Sanz defendió las cuentas de 2019 pero ya no expuso el presupuesto de 2020, sino que ya lo hizo el hombre de confianza de la presidente, el director general. Pero González Devesa sí explicó el plan deportivo de cara a este año olímpico.

Los que eran la mano derecha e izquierda de Casanueva están ya fuera de la federación, y Casanueva ya tiene vía libre. De todas las personas que le ayudaron a llegar al poder a través primero de la moción de censura contra José Ángel Rodríguez y después en las elecciones con Jesús Turró, ya no queda ninguno alrededor. Ahora con la sede federativa trasladada a Santander y con Madrid eliminada del mapa, Casanueva ya tiene concentrado todo el poder y sin aparentemente nadie que pueda hacerle sombra.

La semana pasada con la marcha de Sanz se veía venir que se podría precipitar más las cosas, es más los rumores de que Chimo también tenía la puerta de salida abierta se han acabado de confirmar este martes día 21 de enero cuando Casanueva comunicaba a Chimo González Devesa de que tampoco contaba con él.

Casanueva actúa por impulsos tanto con el personal y como se ha visto ahora incluso con los que llegaron a ser sus hombres fuertes y de total confianza.

Veremos como se reorganiza la cúpula federativa y quién asume las direcciones económica y deportiva, y si lo hacen los políticos o los técnicos.

Lo que ha quedado claro es que quién manda sin escrúpulos es ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here