A las puertas de una nueva edición del Trofeo Princesa Sofía, la presidenta de la Real Federación Española de Vela, Julia Casanueva, ha hecho unas declaraciones a la Agencia EFE donde hace un repaso de la actualidad federativa y olímpica, y que son de las que hay que leer entre líneas.

Llama poderosamente la atención cuando Casanueva afirma con rotundidad que el equipo que competirá en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, sin decirlo abiertamente, está decidido: “De los que están ahora en el equipo preolímpico van a salir los que estarán en Tokio 2020; no tiene que haber nadie más y no habrá ninguna sorpresa”, asegura a EFE.

Pues qué quieren que les diga. A falta que se dispute una de las regatas puntuables para el equipo pre-olímpico español como es el Sofía, la presidenta, de entrada ya descarta el que no pueda entrar nadie más en el mismo.

Viendo lo que dice la máxima responsable de la vela española ¿qué pensaran los regatistas que no están en el equipo y que aún mantenían alguna esperanza de estar en Tokio?

¿En qué se basa cuando dice “no tiene que haber nadie más y no habrá ninguna sorpresa’”? Pues en que, o bien no confía en las tripulaciones que vienen apretando desde atrás o bien el equipo está decidido de antemano pase lo que pase en el Sofía y en las próximas regatas. Aviso, que Casanueva es de las que no da ninguna puntada sin hilo, y si lo ha dicho es por algo.

Hay que recordar que en este ciclo olímpico para la formación del equipo olímpica no solo cuentan los resultados, sino que la última palabra la tendrá el criterio técnico, en lo que llaman regatas de selección-observación. Es decir, que en alguna clase, podrán decidir el represente a dedo, lo que es una novedad en la vela española, que hasta ahora era por méritos. Esto no es debería ser una selección a dedo como si fuera un deporte de equipo, como pueden ser el fútbol o el baloncesto. Aquí lo que deben de primar son los resultados deportivos en las regatas selectivas y en los Mundiales y Europeos, que es donde se ve el nivel real de los aspirantes, pero la selección se efectuará en base a criterios técnicos. (Se puede leer la normativa en el Anexo a la normativa pre-olímpica 3r ciclo).

También se le preguntó sobre el caso del RS:X, con dos nombre propios, en los que en categoría femenina la campeona olímpica, Marina Alabau, en principio lo dejó después de Río 2016, pero que no descarta una posible vuelta; a lo que Casanueva no le da muchas opciones: “Marina ya nos manifestó que dejaba el equipo a finales de año, señalando que de momento no seguía aunque igual se podría reincorporar, algo que sería complicado ya que el representante en Tokio 2020 se decidirá dentro de dos semanas en el Europeo que se disputará en Palma”.

En cuanto a la masculina y el hecho de que Iván Pastor haya decidido hacer la preparación por su cuenta, la presidenta dice que “sigue en le equipo pero decidió estar ‘outsider’; es decir no seguir la planificación olímpica. Creo que va a competir en el Europeo y, evidentemente, si obtiene resultados seguimos contando con él”.

Sobre la situación actual del equipo pre-olímpico, Casanueva afirma que “ahora hay un equipo más fuerte que en Río 2016, más unido y en el futuro lo estará más como equipo” y añade que “están también los veteranos, pero luego están los jóvenes, que están mucho más metidos en la planificación y han llevado una preparación muchísimo más estable”. Lo de los juveniles incluidos en el Nivel 3 del Plan Nacional de Tecnificación Deportiva, habrá también que explicar en algún momento cuál es su situación real, como llegan y en qué condiciones lo hacen.

Y es que a falta de un año y medio para la cita olímpica, de cara a la galería da la sensación que está todo cocinado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here