Foto Jesús Renedo: Julia Casanueva y Asier Fernández de Bobadilla durante la presentación del Equipo Pre-olímpico en Mallorca.

El hasta el día 4 de junio el Director de Preparación Olímpica fue Asier Fernández de Bobadilla. Ahora ha roto su silencio en una entrevista a Sergio W. Smit en el diario ABC. Nacido en Bilbao pero afincado desde siempre en Baleares, no se ha cortado un pelo y ha contado lo que está pasando en el seno de la Real Federación Española de Vela.

Fernández de Bobadilla, olímpico en la clase Lechner en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92’, en los que acabó con diploma olímpico a las puertas de las medallas, no se ha cortado ni un pelo definiendo a Julia Casanueva como quién toma realmente las decisiones en la federación, muchas de ellas de forma unilateral y sin contar con los que hasta el momento parecía que eran sus hombres de confianza, Javier Sanz (vicepresidente económico) y Joaquín González Devesa (vicepresidente deportivo), y a los que cita en distintas partes de la entrevista.

“Clarísimamente hay dos bandos, Santander y Mallorca” apunta el ex director olímpico. Y explica que “desde mayo de 2018 la directiva ha sufrido una bicefalia muy marcada, en la cual me mantuve en medio hasta octubre de 2018”. El día 5 de este mes dice que “entregué mi baja voluntaria a Julia Casanueva porque la situación era insostenible”. Pero una reunión entre Casanueva, Sanz, González Devesa y él mismo hizo que se reconsiderara su posición; hasta su cese fulminante de principios de junio decidido por la presidenta en contra de sus vicepresidentes de referencia.

Asier Fernández de Bobadilla hace una acusación respecto a la forma de actuar de la presidenta: “En pocos meses Julia Casanueva, nuevamente decidió ir por libre en este proyecto, y volvió a romper la estabilidad del proyecto tomando decisiones deportivas y económicas unilateralmente, sin consultar con ninguno de los dos responsables del área económica, o del área deportiva” y añade que “incluso llegó a saltarse resoluciones del Comité de Preparación Olímpica de la RFEV que constaban en acta, generando una falta de respeto a los miembros de este comité. Por tanto, el principio de transparencia y democracia es evidente que no lo respetó”. Si esto es así, Casanueva no puede seguir ni un día más en su puesto, y la asamblea no debe ni puede permitir que se salten las reglas y el reglamento de una forma tan grave.

“El problema no es mi cese, el problema es la falta de liderazgo que estamos sufriendo. La presidenta, me ha cesado sin consultarlo con los dos principales pilares del proyecto deportivo, que son el vicepresidente económico (parte principal de cualquier empresa) y el vicepresidente deportivo (brazo ejecutor de la parte técnica). No están trabajando conjuntamente como al principio, y mientras esto no ocurra, la situación no va a mejorar. Por mucho que la presidenta me destituya y ponga un nuevo director de preparación olímpica”, deja claro el ex director olímpico.

La pérdida de confianza de Casanueva en Fernández de Bobadilla lo es también de forma muy directa con dos de sus vicepresidentes más importantes, y que no hay que olvidar que en gran parte son quiénes la apoyaron en la moción de censura que le permitió acceder a la presidencia y posteriormente en la reelección de la santanderina como máxima responsable de la vela española.

La relación está totalmente rota y si alguien no actúa rápido, el futuro de la Real Federación Española de Vela corre más peligro de lo que la gente se pueda pensar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here