Viola, Fjord III, Argos y Calima ganan la Copa del Rey de Barcos de Época

La regata organizada por el Club Marítimo de Mahón se desarrolla del 26 al 29 de agosto

0
925

La embarcación Viola, un precioso cúter botado en 1908, fue el indiscutible protagonista de la XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol al adjudicarse la victoria en la clase Época Cangreja, donde compiten los barcos más antiguos y con más solera de la flota. Era la primera vez que este velero, que ha tenido 14 propietarios y que hace seis años fue sometido a un exhaustivo proceso de restauración a partir de los planos originales del legendario diseñador escocés William Fife III, participaba en la competición organizada por el Club Marítimo de Mahón. Venía de obtener unos excelentes resultados en otras regatas del circuito y, aunque nunca se había puesto a prueba en los campos de regatas menorquines, era evidente que partía entre los favoritos.

La XVII Copa del Rey de Barcos de Época vivió una gran jornada final gracias a un viento medio de componente norte. Todas las categorías realizaron un recorrido de 12 millas náuticas consistente en un desmarque, un tramo de popa a la Isla del Aire, otro de ceñida hasta la bocana del puerto natural y un través en el interior de la rada mahonesa.

La rotura del Marigan (1898) y la incomparecencia del Spartan (1916) en la segunda jornada de competición allanaron la senda del triunfo del Viola, sí, pero no es menos cierto que hoy fue el mejor de los veleros áuricos con sus dos principales rivales en el campo de regatas. Spartan fue el más rápido en tiempo real de todos los participantes (incluidos los Clásicos, Épocas Bermudiana y Espíritu de Tradición), lo que sin duda tiene un gran mérito, pero en la compensación cedió más de dos minutos a la tripulación de Kostia y 17 al Marigan, que finalmente fue tercero en la general. El segundo puesto se lo llevó, gracias a su regularidad, el So Fong (1937), la goleta armada por Montserrat Valle, barco que también ha debutado este año en la Copa del Rey de Barcos de Época de Mahón.

En la clase Época Bermudiana (barcos botados antes de 1950 con aparejo de vela triangular) no hubo sorpresas. El Fjord III (1947), de Scott Perry, se adjudicó las tres mangas disputadas desde el pasado viernes y se alzó con el Trofeo Quinto Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, que se otorga al ganador absoluto de totas las clases. Es la primera victoria del Fjord III, un diseño de German Frers I que navegó siempre en la vanguardia de su categoría. La segunda posición en la general fue para otro barco surgido del genio del famoso arquitecto naval argentino. El Recluta, con tres segundos puestos, ha sido botado en 2021 sobre unos planos de Frers de 1944. La construcción ha corrido a cargo de German Frers II, quien además lo arma y patronea. El Argyll (1948), de Griff Rhys Jones, un Sparkman & Stephens que compite en todas las principales regatas del circuito del Mediterráneo, cerró después de que el jurado le aplicara un RAF (retirado después de entrar) al Rowdy (1916), por no haber realizado correctamente el recorrido de la segunda jornada.

El Argos (1964) cerró la competición con una excelente regata final y confirmó su condición de eterno favorito. La tripulación liderada por la armadora neoyorkina Bárbara Trilling consiguió su octava victoria en la Copa del Rey de Barcos de Época, en la categoría de Clásicos para barcos construidos entre 1950 y finales de los años 70. El primer día tuvo que penalizarse al tomar mal una baliza, pero aún así consiguió entrar en segunda posición. Los dos días restantes venció con holgadas ventajas en tiempo compensado a sus principales adversarios. El Galvana, un Sparkman & Stephens de 1974 propiedad de los hermanos Pella, escaló hasta el subcampeonato gracias a su buena actuación de las dos últimas jornadas, en que fue segundo, y desplazó al Rossina di Mare (1961) a la tercera posición. Con todo, esta última embarcación, patroneada por Amador Magraner, tiene motivos para estar satisfecha: ha conseguido podio en su primera participación y ha terminado empatada a 11 puntos con el barco patroneado por Alex Pella, considerado uno de los mejores regatistas españoles de todos los tiempos. El Yanira (1954), que siempre está en la lucha por los primeros puestos, no salió a competir debido a que sufrió una vía de agua en la segunda jornada.

Tampoco hubo sorpresas en la clase Espíritu de Tradición, donde el Calima (1970), de Javier Pujol, hizo valer el título de propiedad que parece poseer sobre la Copa del Rey de Barcos de Época. Con la de hoy suma 13 victorias en 17 ediciones. Le siguen en la general el Lohengrin, de Jordi del Tarre (1974), a dos puntos, y el Legolas (1996), de Jens Ricke, en tercera posición.


BÁRBARA TRILLING (‘ARGOS’).- “La clave de nuestros éxitos está en que a bordo somos una piña. Todos nos queremos mucho y esta tripulación funciona como un reloj de precisión. En la regata del primer día tuvimos un error, pero tanto el sábado como el domingo, las cosas nos salieron bien a pesar de la dura oposición del ‘Yanira’ y el ‘Galvana’. Vamos a seguir viniendo siempre que podamos. Ahora, nuestra próxima regata será en Cannes del 15 al 25 de septiembre.

‘PITI’ MILLET (‘CALIMA’).- “Nadie se cansa de ganar, además este año ha sido una regata muy divertida, con tres días fantásticos. El sábado, el Lohengrin nos ganó bien, pero este domingo les hemos controlado y creemos que nuestra victoria final ha sido justa. Nuestra tripulación tiene una media de edad superior a los 64 años y navega junta desde 1975. Personalmente me incorporé en el año 77 y me di cuenta de que el barco es muy bueno. La verdad es que llevamos un vestuario de velas muy bueno, y nosotros solamente intentamos no frenar el barco”.

FABIEN DESPRES (‘VIOLA’).- “Estamos muy contentos porque esta ha sido la primera vez que hemos competido aquí y el hecho de ganar nos llena de alegría. Este es un buen lugar para las regatas y la gente es amable, vamos a volver, seguro. La prueba de este domingo ha sido bonita, empezamos con viento fuerte en la primera parte y en la segunda, con menos, navegamos mejor. El ‘Marigan’ y el ‘Spartan’ han sido nuestros grandes rivales, pero no creo que nuestra victoria sea una sorpresa. El ‘Viola’ gana muchas regatas en Francia, Italia e Inglaterra. Aquí vinimos a hacer un buen resultado y lo conseguimos”.

SCOTT PERRY (‘FJORD III’).- “Es la primera vez que ganamos aquí. La de este domingo ha sido la mejor regata de esta Copa. Estamos muy felices y a pesar de nuestra victoria, felicitamos a los competidores y a los patrocinadores, ya que sin ellos no hay regatas. Ha sido un día espectacular con viento de entre 12 y 15 nudos, llegando en ocasiones a 17. Nuestra buena navegación se basa en la tripulación, de la que sacamos un rendimiento máximo”.


ÉPOCA CANGREJA

1. Viola (1908). Belkin Kostia

2. So Fong (1937). Montserrat Valle

3. Marigan (1898). Tim Liesenhoff

ÉPOCA BERMUDIANA

1. Fjord III (1947). Scott Perry

2. Recluta (2021/1944). Germán Frers

3. Argyll. Griff Rhys Jones (1948).

CLÁSICOS

1.Argos (1964). Bárbara Trilling

2.Galvana (1976). Hermanos Pella

3. Rossina di Mare (1961). José Singla

ESPÍRITU DE TRADICIÓN

1. Calima (1970). Javier Pujol

2. Lohengrin (1974). Paco Bacquelaine/Sergio García

3. Legolas (1996). Jens Ricke

28/08/21 – El viento del norte trae nuevos líderes a la Copa del Rey de Barcos de Época Repsol

El viento estable del NE, entre 16 y 19 nudos, marcó el desarrollo de la segunda jornada de la XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol disputada hoy en aguas de Mahón. Los barcos más modernos y robustos se vieron beneficiados frente a los más delicados. Hubo dos retiradas -ambas en las categorías de Época- y cambios importantes en la clasificación general de los veleros con aparejo áurico. El Marigan (1898), líder tras la jornada inaugural de ayer, regresó a puerto al poco de iniciarse la prueba por una rotura, mientras que el Spartan (1913), que ocupaba la segunda plaza, optó por no competir. El tercer barco que no cruzó la línea de llegada por abandono fue el Mercury (1938), de Jordi Cabau.

El Comité de Regatas eligió una travesía de 19 millas náuticas, con salida situada en la bocana del puerto natural de Mahón y un primer tramo hasta una baliza situada en Cap den Font, en el sureste de Menorca. De ahí la flota se dirigió de regreso al interior de la rada mahonesa dejando la Isla del Aire por babor.

CLÁSICOS

En la categoría de Clásicos, el Argos (1964), de Bárbara Trilling, con un tiempo invertido de tres horas y siete minutos, venció con claridad y puso rumbo a la que podría ser su octava victoria en la XVII Copa del Rey de Barcos de Época. Su gran rival, el Yanira (1954), de Valerie de Marotte, no tuvo su día y entró en sexta posición. Cedió el liderato en la general al Argos y se situó en la tercera plaza, por detrás del Rossina di Mare (1961), Sparkmann & Stephens de José Singla que participa por primera vez en la Copa del Rey de Barcos de Época Repsol y es ya una de las grandes revelaciones de la regata, con dos terceros. El Galvana (1974), de los hermanos Pella, realizó una excelente regata y consiguió una segunda plaza que le permite aspirar al podio, del que tan sólo lo separan dos puntos. A pesar de su buena actuación, el velero liderado por el navegante oceánico Álex Pella cedió 18 minutos al Argos una vez compensados los tiempos.

ÉPOCA CANGREJA

El mayor vuelco tras la jornada de hoy se produjo en la clase Época Cangreja, donde se citan los barcos construidos antes de 1950 y que aún conservan el aparejo áurico. La incomparecencia del Spartan y la retirada del Marigan por la rotura de una driza auparon al liderado al Viola (1908), el segundo barco más antiguo de los reunidos en Menorca y el único diseñado por William Fife III. El So Fong (1937) es segundo en la general provisional, seguido del Marigan.

Tim Liesenhoff, armador del Marigan, se mostró frustrado por la avería:  “Ha sido una lástima tener que retirarnos tras haber hecho una muy buena salida, porque, salvo que otro barco rompa mañana algo de su material, ya no podemos ganar la regata. Se nos ha roto una boca de las dos drizas de la mayor y no la hemos podido reparar en el mar porque había que subirse al mástil; no hemos tenido otra opción que retirarnos”.

“Toda nuestra preparación y todo nuestro esfuerzo se viene abajo. De todas maneras, lo más importante es que no ha habido daño físico en ningún tripulante. Vamos a intentar reparar la rotura y, si podemos, este domingo saldremos a tope, a ver qué pasa. Nuestra intención es salir a darlo todo”, añadió el navegante alemán afincado en Mallorca.

ÉPOCA BERMUDIANA

Los tres primeros clasificados en Época Bermudiana replicaron los resultados de la primera jornada. Ganó otra vez el Fjord III (1947), un diseño de German Frers I patroneado por Scott Perry, seguido a seis minutos en compensado del Recluta (2021 con planos de 1944), ketch construido y patroneado por el arquitecto naval Germán Frers II, que este año exhibe su última creación en el circuito de vela clásica del Mediterráneo. La tercera posición fue para el Rowdy (1916), de la armadora Donna Dyer. Fjord III navega firme hacia su primer triunfo en la Copa del Rey después de haberse quedado a las puertas en la edición de 2016. En los dos años siguientes subió al podio como tercero.

El Mercury, de Jordi Cabau, tuvo que retirarse después de que su trimmer de génova, Lorenzo Amengual, se lastimara durante la regata. El tripulante tuvo que ser evacuado y trasladado al hospital Mateu Orfila con el brazo en cabestrillo, aunque la lesión no reviste gravedad.

ESPÍRITU DE TRADICIÓN

El Calima (1970), vencedor en doce ocasiones de la regata mahonesa, tendrá que pelear hasta el último bordo para sumar una nueva victoria a su palmarés en la clase Espíritu de Tradición. Hoy cedió el primer puesto a su gran rival, el Lohengrin, de los armadores Paco Bacquelaine y Sergio García. Apenas 40 segundos separaron a ambos barcos en la línea de llegada tras la compensación, después de que el Calima perdiera un tiempo precioso por la caída de una vela de proa al agua. Los dos favoritos llegan a la última jornada empatados a tres puntos con el Happy Forever (2008), de Christian Ondeldorff, el más rápido en tiempo real, a bastante distancia.


FEDERICO GARCÍA, patrón (LOHENGRIN): “Estamos muy contentos de haber ganado al Calima en la regata de hoy y este domingo saldremos al máximo para intentar llevarnos la victoria. El Calima es un barco más rápido que el Lohengrin, aunque, como solemos decir, navegamos contra nosotros mismos. En la regata de este sábado hemos hecho una buena salida y un gran trabajo hasta la Isla del Aire, mientras que, de vuelta, las diferentes condiciones del viento nos han obligado a hacer un gran esfuerzo”.

BÁRBARA TRILLING, armadora (ARGOS): “Ha sido una jornada mejor, imposible: el viento, el recorrido… La regata ha sido dura pero hemos hecho un gran trabajo en equipo. La tripulación no ha parado de subir y bajar velas en cada tramo, incluso ha hecho cambios a 50 metros de la meta. Se ha buscado lo mejor en cada momento”.

27/08/21 – Yanira, Marigan, Fjord III y Calima se colocan al frente en Mahón

La XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol, organizada por el Club Marítimo de Mahón, largó amarras este mediodía con buen viento, un Llebeig (SO) de entre 13 y 16 nudos que, sin embargo, fue poco a poco amainando y obligó al Comité de Regatas a acortar el recorrido y a descartar la idea inicial de montar la llegada en el interior del puerto natural de Mahón. El recorrido de 14 millas náuticas, en forma de triángulo, quedó reducido a 12,9 millas. La flota se dirigió a la Isla del Aire, que tomó por babor, y de ahí a una baliza situada frente a S’Algar. El último tramo, hasta la llegada, se disputó con muy poca presión eólica y provocó una reagrupación de las embarcaciones. Galvana (1976), Amazón (1972) y Yanira (1954), todos pertenecientes a la categoría de Clásicos, llegaron prácticamente juntos al final de la prueba.

CLÁSICOS

Yanira, un diseño de Bjarne Ass construido en Noruega, patroneado en esta edición por Valerie de Marotte, se llevó la victoria entre los Clásicos (barcos construidos entre 1950 y finales de los 70)  y se coloca como líder provisional de su clase con una ventaja en compensando de algo más de seis minutos sobre el Argos (1964), segundo en la general. La embarcación de la armadora neoyorkina Barbara Trilling busca su octava victoria en la Copa del Rey de Barcos de Época Repsol, mientras que el Yanira ha puesto rumbo al que podría ser su séptimo triunfo. El debutante Rossina di Mare, un Sparkman & Stephens de 1961 con base en el Puerto de Pollença (Mallorca), resultó menos penalizado de lo que su patrón sospechaba y es tercero provisional. Amador Magraner confesó ayer que, pese al espíritu competitivo de la tripulación, no confiaba en estar en la cabeza de la flota al ser su primera participación y tener el barco preparado para crucero. La realidad es que arranca en tercera posición, por delante de unidades tan potentes como el Galvana, de los hermanos Pella, o el Amazon, de Olivier Pecoux.

EPOCA BERMUDIANA

Dos diseños de Germán Frers se pusieron al frente de la clase Época Bermudiana (barcos anteriores a 1950 con aparejo de vela triangular). La primera posición es para el Fjord III (1947), el barco del Yacht Club Uruguayo armado y patroneado por Scott Perry, que obtuvo una renta de casi seis minutos en corregido sobre el Recluta, la yola recién construida por Germán Frers II sobre unos planos de 1944 de su padre. El propio Frers está a la caña de esta imponente embarcación de 20 metros cuya botadura ha supuesto la culminación de un sueño familiar y ha inspirado un libro, obra de su hija, Zelmira Frers.  El siempre competitivo Rowdy (1916), uno de los cinco centenarios que se dan cita en la Copa del Rey de Barcos de Época de Mahón, ocupa la tercera plaza en la general provisional, a muy poca distancia (menos de un minuto) del Recluta. El Argyll (1948), del popular actor galés Griff Rhys Jones, viene empujando fuerte desde la cuarta plaza.

ÉPOCA BERMUDIANA

Tim Liesenhoff y su equipo del Marigan (1898), el barco más antiguo de la flota reunida estos días en Menorca, lidera la clasificación de la clase Época Cangreja (barcos botados antes de 1950 con aparejo áurico). El Spartan (1913), el más rápido en tiempo real, le pisa los talones. La diferencia en compensado entre ambos es de 45 segundos, a pesar de que el barco propiedad del astillero NHG Restoration, de 22 metros de eslora, cruzó la línea de llegada con 35 minutos de antelación. El bronce provisional es para el Viola (1908), de Belkin Kostia, el único William Fife III que participa este año en la regata mahonesa, que visita por primera vez.

ESPÍTITU DE TRADICIÓN

El Calima (1970), de Javier Pujol, apunta ya a su décimo tercera victoria en la Copa del Rey de Barcos de Época Repsol en la categoría Espíritu de Tradición. Hoy se puso al frente de general con dos minutos de ventaja sobre el Lohegfrin (1974), de patroneado por Jordi del Tarre, y casi tres respecto al Legolas (1996), de Jens Ricke. El barco con el mejor palmarés en la historia de la regata fue, además, uno de los más rápidos en tiempo real. Este año se cumple el vigésimo aniversario de su triunfo en la Fastnet Race.

La competición se reanudará mañana sábado, 28 de agosto, a partir de las 12.30 horas. Los partes anuncian viento del NE de entre 14 y 21 nudos, condiciones en las que los barcos más pesados parten con algo de ventaja.


ANDRÉS DE LEÓN (YANIRA): “Hemos hecho una muy buena regata con un viento estable de entre 13 y 16 nudos, condiciones perfectas para nosotros. Hemos navegado a una velocidad estable de unos 8 nudos y al llegar a la entrada del puerto de Mahón nos hemos encontrado con un ‘pozo’ de viento enorme, pero lo hemos superado apuntando muy alto. ¿Qué me ha parecido el recorte del recorrido ordenado por el Comité? Pues, perfecto, la verdad. Nuestro gran rival será el Argos, que hoy ha cometido un error al dejar una boya por babor, perdiendo mucho tiempo. Mañana, con más viento y más ola, tendremos una buena pelea con ellos. Su barco es muy rápido”.

SCOTT PERRY (FJORD III): “Siempre es bueno ganar la primera regata. Estoy muy contento  de que el Comité de Regatas haya decidido acortar el recorrido porque no había casi nada de viento. Quizá, incluso, podría haber colocado la línea de llegada una milla antes, pero ya estuvo bien así. Este campo de regatas es de los mejores del mundo y yo he navegado en muchas partes. Nos gustaría ganar la XVII Copa del Rey de Clásicos aquí en Menorca, pero tenemos grandes rivales como el Rowdy, Meerblick o el Recluta”.

ALEJANDRO GUASCH (CALIMA): “La regata ha empezado con el viento típico de Menorca y con la necesidad de hacer bordos a tierra, pero en la última media milla, antes de entrar en el puerto, ha habido una brusca encalmada y un cambio de viento que ha cogido por sorpresa a toda la flota; esta circunstancia ha desvirtuado un tanto la prueba. La decisión de acortar el recorrido ha sido totalmente correcta; quizá debería haberse decidido antes pero realmente era imposible prever la meteorología del último tramo”.

26/08/21 – La Copa del Rey de Barcos de Época Repsol transforma el puerto de Mahón en un museo flotante

Detalle del sello del Viola.

La XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol regresa con fuerza tras el aplazamiento del año pasado debido a la pandemia. Una flota formada por 36 embarcaciones clásicas y de época -la mayor reunida este año en España- convertirá el puerto de Mahón (Menorca) en un gran museo flotante desde hoy hasta el próximo domingo.

La regata, organizada por el Club Marítimo de Mahón, se confirma como el acontecimiento más destacado del circuito nacional y uno de los referentes del circuito mediterráneo de vela clásica.

El salón de actos del Club Marítimo de Mahón ha acogido este mediodía la presentación oficial de la XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol con la presencia del alcalde de Mahón, Héctor Pons; el presidente de la entidad organizadora, Antonio Hernández; la representante del patrocinador principal (Repsol), Aurora Alonso; y el director de la regata, Nacho Marra-López.

Todos ellos han coincidido en calificar de “sorprendente” la respuesta de los armadores a la convocatoria mahonesa tras el parón provocado por el COVID-19.

“Dábamos por buena una inscripción de 20 barcos y al final tenemos más de 30 y de mucho nivel”, ha confesado Antonio Hernández, satisfecho con la fidelidad de una gran parte de la flota y también con la presencia de algunos veleros inéditos. “Se ha hecho un gran trabajo desde la creación de la regata, en 2003”.

“36 barcos, con 297 tripulantes es una gran participación; estamos muy contentos por la cantidad y la calidad”, ha insistido Hernández, en su turno de palabra. “Hemos trabajado mucho para retomar este evento tan importante. La flota tiene ganas de navegar y nuestro club sigue siendo el referente de la vela clásica en España”.

Pons: “El puerto debe tener actividad deportiva, social y económica”

Héctor Pons ha alabado el trabajo desarrollado por el Club Marítimo de Mahón y se ha referido a él como “una entidad centenaria pero de espíritu joven”. El alcalde de Mahón considera que el puerto “está muy cerca de recuperar su potencial tras una época en la que lo había perdido”.

El presidente del consistorio mahonés ha insistido en que, a su criterio, la disputa de la XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol ayuda “muchísimo” a situar la ciudad en una posición “muy positiva e interesante”.

Pons ha afirmado que el puerto “no sólo debe ser un paisaje bonito; debe ser una zona de actividad deportiva, social y económica”.

Según ha desvelado Pons, el próximo día 10 de septiembre, el Ayuntamiento de Mahón hará entrega de la medalla de oro de la ciudad al Club Marítimo de Mahón. “Es un reconocimiento que, según todas las fuerzas políticas del Ayuntamiento, merece esta entidad tan arraigada; de hecho, la decisión se tomó por unanimidad”, ha afirmado.

Aurora Alonso, de Repsol, se ha mostrado satisfecha de que “un año más” su empresa patrocine la regata y ha deseado que vuelva pronto la “total normalidad”.

Cuatro clases y tres días de regata

La XVII Copa del Rey de Barcos de Época Repsol, ha explicado Nacho Marra-López, mantiene el formato de ediciones anteriores, tanto en la distribución de la flota como en la configuración de las regatas costeras, que concluirán en el interior de la rada mahonesa siempre que el tráfico marítimo y las condiciones meteorológicas lo hagan posible. La llegada en puerto, que permite ser contemplada desde tierra, es uno de los grandes atractivos de la Copa del Rey y su distintivo frente a otras regatas de clásicos del Mediterráneo.

Los más antiguos

Los participantes competirán divididos en cuatro clases, en función de sus características y su año de botadura. Los más antiguos se agrupan en la categoría Época (construidos antes de 1950) y se dividen a su vez en Cangreja, cuyo aparejo es trapezoidal, y Bermudiana, con vela triangular.  Las dos flotas suman 15 unidades (seis Cangreja y nueve Bermudiana), una cifra espectacular teniendo en cuenta que bastantes de los barcos son de las primeras décadas del siglo XX e incluso, tal es el caso del Marigan (1898), de finales del XIX. El Viola (1908), del armador monegasco Belkin Kostia, y el Meerblick (1917), de Gaby Pohlmann, son dos de las joyas patrimoniales que toman parte por primera vez en la prueba menorquina. Ambos, con un magnífico palmarés, están en la nómina de favoritos.

Máximo nivel entre los clásicos

Otros 15 veleros se medirán en la categoría de Clásicos (de 1950 a 1975), donde se espera una lucha cerrada entre embarcaciones que ya saben lo que es ganar la Copa del Rey de Barcos de Época. Defenderá el título en esta clase el Argos (1964), de la armadora Bárbara Trilling, vencedor en siete ocasiones. No se lo pondrán fácil el Yanira (1954), patroneado por Valerie de Marotte; el Galvana (1974), de Alex Pella, o el Seventy (1954), del armador Manuel Martínez Guerrero, que debuta en Mahón tras obtener el triunfo en la Semana Clásica de Puerto Sherry.

Calima, rey de copas

En la clase Espíritu de Tradición, para barcos posteriores a la fecha límite de los Clásicos o que han sido sometidos a alguna modificación, todas las miradas vuelven a apuntar al Calima (1970), de Javier Pujol, ganador de 12 de las 16 ediciones de la Copa del Rey de Barcos de Época y que este año celebra el 20 aniversario de su victoria en la Fasnet Race, una de las regatas de altura más importantes del mundo. La flota en esta categoría está compuesta por seis embarcaciones.

Vientos medios en los campos de regatas

En cuanto al tiempo, la organización confía en poder completar el programa de tres pruebas, una por día, para todas las clases. Aunque finales de agosto es una época de cierta inestabilidad y hay que ser precavidos, los partes anuncian vientos medios y bien entablados para las tres jornadas. El viernes soplará Migjorn (SO) de unos 11 nudos, con posibilidad de arreciar a 16. Para el fin de semana se espera viento de Gregal (NE). El sábado las rachas podrían alcanzar los 20 nudos, mientras que el domingo no superará los 11.

09/08/21 – Se disparan las inscripciones en la XVII Copa del Rey de Barcos de Época

Foto: Luis Fernández

El número de barcos inscritos para tomar parte en la XVII edición de la Copa del Rey de Barcos de Época-Vela Clásica Menorca crece a un ritmo casi vertiginoso. A falta de un mes para la disputa de la regata, ya son 29 las embarcaciones que han anunciado su participación en la prueba que se desarrollará del 25 al 29 de agosto en aguas de Menorca.

“Siempre hemos dicho que aquí prima la calidad sobre la cantidad, pero  estamos muy contentos por la respuesta que están dando grandes barcos”, señala el presidente de la entidad organizadora, el Club Marítimo de Mahón (CMM), Antonio Hernández, quien espera que  “la pandemia se aleje y poco a poco recuperamos la normalidad”.

“Sorprendidos por el tirón”

“La verdad es que estamos un poco sorprendidos por el ‘tirón’ que tiene esta Copa del Rey de Barcos de Época. El armador de un barco que se encuentra en Australia ya se interesó por nuestra regata el año pasado, en que tuvimos que aplazarla, y este año ha vuelto a hacerlo; aunque al final no vendrá porque no quiere arriesgarse a hacer una travesía tan larga cuando la pandemia aún no ha terminado, llama mucho la atención su interés”, afirma el presidente del club.

Antonio Hernández valora la diversa procedencia de las embarcaciones inscritas este año. “La presencia del ‘Spartan’ americano, el uruguayo ‘Fjord III’ o el monegasco ‘Viola None’, se unen a los barcos españoles, italianos, franceses y de otros puntos de Europa, lo que da una idea de la repercusión internacional que genera la regata”.

De momento, la representación del Club Marítimo de Mahón en la edición de este año está centrada en el ‘Calima’ de Javier Pujol, con Alejandro Guasch a la caña, y el ‘Row Row’ de Marcel Carreras. La Armada Española tampoco ha querido perderse la cita y ha confirmado la presencia de su barco ‘Arosa’, que competirá en la modalidad de Época Marconi.

Otras embarcaciones de gran renombre que navegarán en aguas menorquinas son el ‘Marigan’ (1898), de Tim Liesenhoff; el ‘Joanne’ (1948), de Félix Noguera, o el ‘Meerblick Classic’ (1917), de Gaby Pohlmann.

“Enorme alegría”

Para el Club Marítimo de Mahón supone “una enorme alegría” recuperar esta regata, después de la suspensión del año pasado, motivada por la pandemia de Covid-19. “Evidentemente, vamos a cumplir todas las medidas de seguridad que nos encomienden las autoridades tanto en el mar como en tierra”, asegura el presidente del club mahonés.

“A pesar de nuestra experiencia en la organización de este evento, este año deberemos multiplicarnos en el apartado de la seguridad sanitaria”, precisa Antonio Hernández, que adelanta que “este mes, el comité organizador efectuará varias reuniones para pulir detalles y para intentar que nada falle”.

Aunque los recorridos definitivos de las pruebas se dan a conocer siempre el mismo día según sea la meteorología, Hernández suspira por poder celebrar uno o varios finales con la entrada de los barcos en el puerto de Mahón porque “ver entrar a la flota con los spinnakers desplegados no tiene precio”.

El patrocinio de Repsol resulta un año más vital para la disputa de la regata de vela. La Copa del Rey de Barcos de época – Vela Clásica Menorca es la prueba de clásicos más importante de España y una de las más prestigiosas del Mediterráneo, donde se concentra buena parte de la flota mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here