El Dune de Erick Coll, un espectacular barco clásico de 17 metros de eslora, y que participa en la XII edición de la regata Puig Vela Clàssica Barcelona ha tenido un incidente con un patín a vela mientras ambos navegaban en sus respectivas regatas a la altura del Fòrum.

El patín a vela Alegría de Lluís Burgués iba amurado a estribor y el Dune a babor, en un primer momento parecía que el patín podría pasar por la proa del clásico, pero dos olas de gran tamaño frenaron al Alegría y el Dune acabó partiendo en dos al pequeño patín catalán.

Jordi Maré lo ha relatado en CMDSport después de hablar con Burgués, que les ha contado que “todo ha ocurrido muy rápido” y que “yo, o mejor dicho, mi cuerpo, ha llegado a pasar por la proa del ‘Dune’ porque yo iba sentado muy adelante para ceñir mejor, pero la parte posterior de mi embarcación no ha podido superar al ‘Dune’ y éste se ha llevado por delante la mitad posterior de mi patín partiéndolo”. Burgués ha apuntado que a sus 64 años “he vuelto a nacer. Se ve que no era mi hora”.

La tripulación del Dune se interesó rápidamente por el estado de Burgués, que ha sido rescatado por Juan Carlos Campos, otro regatista que participaba en la regata de patines; mientras lo que quedaba del patín era remolcado por una de las embarcaciones de prensa hasta el Barcelona International Sailing Center (BISC).

El Alegría ya en la rampa del BISC. Foto: Sergio Canals/CMDSport

El Alegría era un patín nuevo de apenas diez meses construido en los astillero Barcu, con la última tecnología. Híbrido, con los flotadores de fibra de carbono y bancadas de madera.

Ahora Burgués, que aparte del susto no sufrió daños personales, confía que el seguro del Dune o de la Federació Catalana de Vela corran con los gastos de un nuevo barco, ya que el suyo ha quedado literalmente destrozado, mientras que esto no impidió al barco de Antibes poder acabar la regata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here