Mirada de Peter Burling, patrón del Team New Zealand, a Max Sirena, director de Luna Rossa con la Jarra de las 100 Guineas como testigo.

La Copa América de vela es el trofeo más antiguo de la historia de la competición deportiva. Nació en 1851 cuando un flota de 14 barcos británicos desafió a la goleta América, en una regata que consistía en dar la vuelta a la isla de Wight. El premio para el ganador, un aguamanil de plata valorado en 100 guineas de oro. Y también célebre fue la frase: “Majestad, no hay segundo” (dirigida a la reina Victoria).

El dueño de la goleta América, de aquí el nombre que tomaría la competición a partir de esa fecha, donó el trofeo al New York Yacht Club, que decidió ponerlo en juego con la condición de que el ganador debía organizar la defensa de Jarra de las Cien Guineas. Tan solo cuatro países la han conquistado: EE.UU., Australia, Nueva Zelanda y Suiza.

Durante todo este tiempo la Copa América se ha puesto en juego en 35 ocasiones y desde sus inicios ganarla ha sido una cuestión de honor y orgullo, y al mismo tiempo se ha caracterizado por ir, en cada edición, un poco más allá planteando siempre una revolución tecnológica que alcanza ya niveles insospechados.

Grandes magnates se han fijado en la Copa América y no han escatimado recursos humanos y económicos para hacerse con este preciado trofeo. A principios del siglo XX nombres como John Rockefeller o Sir Thomas Lipton, comerciante del te; y ya en época más moderna: Ted Turner (fundador de la CNN) y en los últimos años Larry Ellison (Oracle), Ernesto Bertarelli (Serono), Patrizio Bertelli (Prada), Sir Keith Mills (ex dueño Tottenham Hotspur), Doug de Vos (Orlando Magic) o Jim Ratcliffe (Ineos), han sido algunos de los multimillonarios que han intentado, con mayor o menor éxito, levantar la Jarra.

En esta edición en Auckland destacan los nombres de Doug de Vos, uno de los propietarios del American Magic, y Jim Ratcliffe de Ineos Team UK, pero a pesar de ir con macro presupuestos no han conseguido el objetivo de llegar a la final y disputarle el trofeo al Emirates Team New Zealand. Quién sí lo ha hecho ha sido Patrizio Bertelli, dueño del Luna Rossa, que ha sido el mejor de los Challengers y será el que desafíe a Team NZ, actual defensor de la Copa América, a partir de este miércoles. Se llevará la Jarra de las Cien Guineas el que gane 7 de los 13 duelos previstos.

Team NZ, único público-privado

Aunque en la Copa América casi ningún equipo hace públicos sus presupuestos, en esta edición se estima que la media de los mismos ha rondado los 100 millones de euros por equipo, por apenas tres meses de competición, y en el caso del American Magic, que cayó eliminado el primero en la Copa Prada, apenas fueron cuatro semanas.

Haciendo una comparativa el presupuesto de un solo equipo de Copa América correspondería a dos veces el sueldo de Leo Messi o la suma de los presupuestos anuales de los cuatro equipos que lideran la Liga Smartbank (Mallorca, Almería, Espanyol y Leganés) juntos.

El Defender, Emirates Team New Zealand, es el único de los participantes que comparte financiación pública y privada. El gobierno de Nueva Zelanda ha invertido 100 millones de dólares neozelandeses (58 millones de euros), aunque buena parte de este dinero está destinado más a infraestructuras que al propio equipo. El otro pico de financiación, a diferencia del resto de challengers, es con multimarcas. El patrocinador principal es la aerolínea Emirates, al que se unen Toyota, Omega y Nespresso entre otras firmas. Aquí también entra la figura de Matteo de Nora, mecenas en la sombra del equipo kiwi, de origen italiano y nacido en Nueva York, que es quien cubre el resto de necesidades del Team New Zealand desde 2003.

En cuanto al Challenger of Record y que a su vez ha sido el equipo que ha llegado a la final de la Copa América, el Luna Rossa italiano, cuenta como mecenas y propietario a Patrizio Bertelli, marido de Miuccia Prada, fundadora y propietaria de la firma de moda de lujo italiana. Y también suman Pirelli y Panerai. El presupuesto oficial de Prada para esta Copa América es de 84 millones de euros –en el que se incluye la organización de la Copa Prada, y de ahí 64 millones van para el equipo–. 25 millones al año de 2018 a 2020 y 9 millones en 2021.

En el caso de INEOS, Jim Ratchliffe, su fundador, es el hombre más rico del Reino Unido. La leyenda cuenta que cerró con el patrón Ben Ainslie el patrocinio en un pub británico tomándose unas pintas de cerveza. Ratcliffe le aseguró 110 millones de libras (125 millones de euros), con el propósito de devolver la Copa América a Inglaterra, gesta que no han logrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here