Lo que mal empieza, mal acaba. Y esto es lo que va a suceder con todo el entramado que ha montado la World Sailing para sacar el máximo rendimiento económico a un alto precio deportivo.

La archifamosa votación de la Asamblea General celebrada en Sarasota, por diversos motivos, con la Submision 37/18 para incluir el barco quillado offshore en detrimento del Finn, se ha convertido para Kim Andersen, el presidente; Andy Hunt, el CEO y sus adláteres, una auténtica bomba de relojería.

Este fin de semana ha trascendido el acta de dicha votación y sorprendentemente han aparecido votos de aprobación que todo apunta a que no fueron así, lo cual demuestra dos cosas: O bien que se ha manipulado o bien ha habido un error informático. Después de toda la polémica generada, que cada uno se crea lo que quiera, yo lo tengo claro.

En el Council, en el que el Grupo E está formado por Andorra, España y Portugal, el representante en esta ocasión fue el presidente del Principado, Josep Maria Pla, que votó a favor de la famosa submision, me imagino que con la connivencia con la mayoría de los tres miembros, claro.

Otra de las sorpresas fue la actuación, según el acta, de España. Había tres opciones: Aprobar, rechazar o abstenerse. Según esta acta, de todas las federaciones presentes con derecho voto, todas lo ejercieron menos la española. ¿Cuál es el motivo? Ni idea. Mientras tanto Andorra se abstuvo y Portugal no estuvo presente.

Aquí hay varios temas a tener en cuenta. Si la votación era secreta y a posteriori aparece un acta que muestra que votó cada federación, ¿por qué no se hizo a mano alzada o a viva voz?, y aquí no habría dudas ni medias tintas. Pero no, había que hacerlo de esta forma para que ahora se haya montado un pollo de dimensiones estratosféricas, donde  la sombra de la sospecha está ya sobre todo el mundo. Primero la World Sailing y después el resto de federaciones nacionales.

Por el momento parece ser que hay cuatro países que se han quejado que no votaron a favor, y en el acta consta así ¿Y qué ocurre con el voto de la Española? Si es cierto que se produjo, se ha esfumado; y si no se produjo, demuestra una grave ignominia para con los regatistas españoles.

Pero relacionado con todo esto, hay algo que a mí no me cuadra. En el último número del suplemento de ABC de la Náutica (29/11/18), Pedro Sardina (PS) entrevistó a la presidenta de la RFEV, Julia Casanueva (JC), y entre otras, me sorprendieron sobre todo las respuestas a las dos primeras preguntas del cuestionario, y que fueron las siguientes:

Pregunta PS: ¿Qué se ha votado en la asamblea de Sarasota?

Respuesta JC: En Sarasota finalizaba el proceso iniciado en noviembre de 2017 por el que se aprobaba revisar un mínimo de 4 eventos de los 10 de vela que están en los Juegos Olímpicos. Todo ello es debido que World Sailing debe adaptarse a los criterios del Comité Olímpico Internacional que se recogen en el documento Agenda 2020 del COI. Hay que recordar que nuestro deporte solo tiene otros dos deportes por debajo en retorno y seguimiento de los JJOO. Además también se nos ha recortado un total de 30 deportistas (de 380 a 350) para Tokio 2020, por lo que queda claro que la vela está en una situación complicada

PS: ¿Cuál es la postura de la Federación Española?

JC: La RFEV ha intentado ser todo lo conservadora que se podía en una situación como esta. Nuestra idea es la de que la vela pueda ser participada por más personas y seguida por más público. Y esto hay que buscarlos siendo conscientes de los requisitos del COI y la situación de nuestro deporte en las Olimpiadas. Está claro que la RFEV no está satisfecha con la aprobación del Keelboat Offshore, pero la asamblea de World Sailing decidió apoyarlo.

Las preguntas creo que son claras, directas y concisas. Y después de leer varias veces las respuestas, ¿alguien me puede contar qué quiere decir y que es lo que exactamente España votó? Yo sinceramente soy incapaz de descifrarlo.

En fin, un auténtico desbarajuste, en un momento crítico para la vela olímpica y donde la World Sailing y por ende la RFEV, no hacen más que sembrar dudas respecto a todo este tema.

De verdad, para los que amamos aunque sea un poquito este deporte, es para echarse a llorar.

Artículos relacionados:

El presidente de la FFV reconoce trabajo de “lobby” para el offshore

El presidente italiano explota: “Muchos países que no pueden permitirse un barco con quilla, votaron que sí”

¿Qué intereses hay detrás de la decisión de la World Sailing?

La RFEV da su versión tras la polémica de las clases olímpicas

Por la vía rápida

Súplica a la Asamblea

El Council substituye al Finn por el Offshore

Los pros del Finn y los contras del quillado offshore

Hungría pide “estabilidad” a la World Sailing

No saben ni lo que quieren

Los regatistas olímpicos se rebelan a la World Sailing y piden amparo al COI

Los jóvenes finnistas temen por su futuro

La campaña en favor del Finn olímpico se viraliza

Los veteranos tiene claro que el Finn debe seguir siendo olímpico

1 Comentario

  1. Yo no navego para tener retorno economico.Navego por que necesito navegar. Si las televisiones quieren monos de feria, pues adelante… saltitos con cometas, descensos de ciclos, tios con pantalones caidos en planchas de snow.
    Que más da. Estoy hasta el gorro de world sailing org de las clases internacionales que solo quieren repartirse el pastel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here