Joaquín Armengot es un regatista cántabro que busca participar por primera vez en la mítica Mini Transat, regata en solitario bianual que separa Francia de Guadalupe con parada en las Islas Canarias. Armengot está trabajando duro para poder estar en 2021 en la línea de salida. Tras prepararse en la Transgascogne en 2019, para los que no le conozcan, esta es su carta de presentación.

¿Quién es Joaquín Armengot?

“Mis inicios fueron en las categorías infantiles y juveniles. Pronto tuve la suerte de empezar a competir fuera de Santander y navegar en diferentes clases, lo que hace que vayas cogiendo un poco de aquí y un poco de allí y te vayas formando como regatista y persona, por la cantidad de valores que este deporte transmite y que puedes aprender”.

¿Por qué la navegación en solitario y de altura?

“Mi interés por la navegación en solitario y la clase “mini” viene de hace mucho. Siempre me ha llamado la atención, pero lo veía como algo muy lejano, difícil de llegar. Poco a poco vi como gente más o menos “cercana” a mí estaba involucrada y compitiendo en esta clase, lo que me hizo cambiar el chip y empezar a creer que podría llegar. Cuando lo vi claro fue el día que “Cifri” me invitó a navegar con él y me metió el veneno”.

Procede del Snipe

“He competido mucho en la clase Snipe, dónde he competido los últimos años y he conocido a un montón de gente maravillosa que se ha volcado por ayudarme. Gracias al RCM de Santander y a la Federación Cántabra de Vela, he podido estar continuamente compitiendo por la península, fin de semana sí y otro también”.

¿Cómo surgió su proyecto?

“Este proyecto empezó a finales de 2018 como una idea. Poco a poco gracias a la ayuda de varias personas que me han ayudado mucho, lo que hace un año y medio era un “boceto”, ya tiene forma y color. Miro para atrás y me cuesta creer todo lo que he podido avanzar y desarrollar esta idea. Lucho cada día por sacar adelante este proyecto y aunque no lo pueda parecer, es un trabajo muy duro. Crear un proyecto así de 0 implica modelar varios aspectos, los cuales muchos de ellos no tienen nada que ver con el deporte como tal. Tengo claro que me está llevando más tiempo prepararlo que lo que será el proyecto en sí. Los inicios siempre cuestan, pero nadie dijo que fuera a ser fácil”.

Ahora mismo ¿cuál es el principal objetivo?

“El objetivo es estar en la línea de salida de la Mini Transat 2021 y para ello me quedan unos 15 meses. También está el circuito de regatas que hay en 2020 y 2021. Ya sabemos que el de 2020 está en el aire, pero si consigo que el proyecto arranque este año probablemente lo haga pensando en la temporada de 2021, y dejar lo que queda de 2020 para realizar la calificación de 1.000 millas y diversas acciones con los patrocinadores”.

Además del componente deportivo ¿a qué le da más importancia?

“Extradeportivamente, el objetivo principal es que este proyecto sea 100% sostenible. El respeto por los océanos es fundamental, el medio que nos permite llevar a cabo nuestra pasión. Navegación y sostenibilidad se tienen que fundir a la perfección, participando activamente con el sponsor en diversas acciones para la conservación del medio ambiente. No sólo es acabar la regata, tengo que llegar a finales de 2021 sabiendo que hemos aportado algo”.

¿Cuál es su experiencia como solitario?

“El año pasado tuve la suerte de pasarme todo el verano navegando con un mini en Santander. Me estuve preparando para participar en la “Transgascogne”, 600 millas que unieron los puertos de Sables d’Olonne y Laredo. Salía a navegar casi todos los días con todo tipo de condiciones, lo que me ha dado mucha experiencia y preparación de cara al futuro. También hay que contar los transportes. Hay que intentar tomárselos como un entrenamiento más y aprovechar ese tiempo que estas a bordo navegando. Anteriormente, tuve la suerte de poder aprender con Luigi, dónde competimos juntos en la Barcelona-Marsella, y con Miguel cuando hicimos juntos la MiniFastnet, antes de embarcarme en solitario. Gracias a ellos pude aprender todo lo necesario”.

¿Qué espera de la vela oceánica?

“He aprendido que es un deporte que necesita mucha constancia y sacrificio. Competir en solitario es totalmente diferente, das un paso más lejos. No tienes una zodiac al lado para echarte una mano, ni la regata va a parar porque tengas sueño o frío. Hay que tener muchas tablas y capacidad de sacrificio para enfrentarte a esto. Si no lo has probado, creo que no puedes imaginar lo que supone. En mi caso me encanta y lo disfruto, estoy deseando volver a subirme a un “mini””.

¿Qué implica una competir en una Mini Transat?

“Aún no sé qué implica una Mini Transat en sí. Todavía no la he hecho, pero confío en poder contestarte a esa pregunta el año que viene. De lo que os puedo hablar es lo que implica ponerse manos a la obra para llegar a la MiniTransat. Cómo os he dicho, llevo mucho tiempo trabajando para sacar el proyecto adelante, y aún no he acabado. Esto es una carrera de larga distancia y no hay que tener prisa”.

Es una regata en solitario, pero de alguna forma acompañado

“El trabajo pre-Mini transat es muy duro. Tienes que pensar que a cada regata que vas estás solo, y te lo tienes que guisar tú todo. Por eslora, navegas en un barco en el que normalmente trabajarían 4 o 5 personas, pero aquí no están. Entonces haces el trabajo de varios. Trasportar el barco, pasar los controles, encargarte de que todo esté en orden: fechas de caducidad de la farmacia y los elementos de seguridad, electrónica, piloto automático, controlar el estado del material, bucear el barco, etc. El mayor apoyo es el resto de regatistas. Todos somos conscientes de que estamos solos, lo que da lugar a un fuerte compañerismo”.

Está en búsqueda de patrocinador ¿Qué le puede ofrecer?

“Lo primero que necesitas es que confíe en ti y en tu proyecto. Necesitas otorgar de personalidad a tu proyecto, de unos valores y una exclusividad que no pueda encontrar en otro perfil. Es fundamental cuidar al patrocinador, no es solo poner el logo y ya está. Por suerte el proyecto está preparado, contamos con un montón de acciones para llevar a cabo involucrándolo activamente y haciéndole sentirse partícipe de esta aventura. Lo más importante es conectar con ellos, que sean una parte implicada y activa en tu proyecto. Tienes que servir de inspiración para mucha gente que va a seguir tu proyecto y eso es lo que busca la marca. Quiere conectar contigo para poder llegar al público de una manera diferente.Este proyecto, por sus características, es perfecto para ello. Me alegra haber llegado tan lejos trabajando para sacarlo adelante, habiéndolo dotado de un carisma único muy atractivo y rentable para una empresa que se quiera vincular con la aventura y la sostenibilidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here