El español Gerardo Seeliger es uno de los cuatro candidatos a presidir la World Sailing. A lo largo de esta semana 140 federaciones nacionales realizarán una primera votación. Si ningún candidato consigue el 51% de los votos, los dos más votados pasarán a una segunda y definitiva ronda y el resultado final se hará público el 1 de noviembre. Seeliger, nació en Madrid, ciudad en la que reside, pero pasó su juventud en Catalunya, empezando a navegar en el RCN Barcelona del que es socio. Tras tener distintos cargos de responsabilidad en grandes empresas y bancos y en el Comité Olímpico Internacional junto a Juan Antonio Samaranch, ahora ha decidido dar el paso a dirigir la federación mundial del que es su deporte y del que fue olímpico en Finn en Munich 72, siendo el abanderado español en la subsede de vela de Kiel.

Estamos en la recta final a las elecciones a la World Sailing ¿Cómo lo ve?

“Los meses pasados han sido muy duros, pero ahora que estamos ya en plenas primeras votaciones son muchas más duras aún, pero a la vez muy ilusionantes, lleno de energía y más sabiendo que tengo muchas posibilidades de que pueda ganar estas elecciones”.

Para usted ha sido una auténtica carrera de fondo, ya que fue el primero en anunciar su candidatura hace un año y medio.

“Yo seguí esta estrategia totalmente distinta a lo que se hace habitualmente. En un primer momento todo apuntaba a que sólo nos presentaríamos el actual presidente Kim Andersen y yo, pero dos meses antes decidieron hacerlo el chino Quantai Li y el uruguayo Scott Perry. Yo decidí hacerlo así porque quería tener un conocimiento mucho más profundo de todas las federaciones nacionales que son 140 y quería hablar con todas y conocer a fondo sus inquietudes. Como yo no he podido asistir a todas las reuniones, necesitaba tener un conocimiento más profundo. La verdad que me ha venido muy bien para conocer mejor que ningún otro de los candidatos los problemas de cada país y lo más importante, ellos me han conocido a mí. Me quedé muy sorprendido sobre todo federaciones sobre todo en África y Asia me dijeron que nunca les habían contactado desde la federación internacional, y se mostraron muy agradecidos de mi llamada, un ejemplo, el presidente de Pakistán me dijo que nunca le habían llamado y ya por el hecho de haberle llamado yo, me votaría. Lógicamente yo ya le había mandado mi programa y tenia conocimiento de mi candidatura”.

El hecho que se presenten un candidato asiático y otro americano, ¿puede influir en estos continentes o se trata de una votación más global?

“Desgraciadamente en algunos sitios es más local, en el caso del candidato uruguayo cuenta con la amistad de algunos países latinoamericanos, lo más triste es que Scott Perry estaba trabajando en equipo, y en un momento dado decidió separarse y apartarse de mí. Fue desilusionante y me sentí traicionado por un compañero de trabajo. Pero esto es historia. Pero muchos países votan por amistad y hoy no hay que buscar al amigo, sino al programa adecuado. Yo creo que he tenido una gran ventaja con el coronavirus, ya que a petición mía hemos conseguido que el voto sea telemático y a distancia, eso que hace que las fuerzas se equilibren. Si la reunión hubiera sido presencial en Abu Dhabi hubieran ido 60 países que se podían permitir el gasto, pero de esta forma pueden votar los 140, y con esto los países emergentes tienen mucha más fuerza y como yo había hablado con muchos de ellos, he podido conocer de cerca sus necesidades y las grandes oportunidades que tienen”.

El principe Juan Carlos durante la inauguración de los JJ.OO. Munich con Gerardo Seeliger como abanderado.

La gestión de Kim Andersen ha estado puesta en duda por muchos motivos económicos y deportivos. Además en anteriores votaciones hubo representantes que denunciaron la manipulación del voto telemático en las asambleas. ¿Está tranquilo?

“Estoy absolutamente tranquilo. Efectivamente hubo muchas quejas, y el Comité de Elección ha diseñado un plan muy sólido y muy seguro garantizado por una de las mayores auditoras del mundo como es KPMG. Nos podemos fiar plenamente, no pueden correr el riesgo de dejarse manipular por nadie. La votación será rigurosa y correcta”.

Usted fue el candidato que consiguió más avales, 36; Perry, 35; Li, 31 y Andersen 23. Si los avales hubieran sido votos, sería el ganador.

“Es un punto a favor, sin duda. Primero emocionalmente para mí, porque me siento ratificado en mi ilusión, y también hay países que dudan a quién elegir y siempre quieren ir con el ganador. Ha sido un trabajo muy duro. He tenido una ventaja o desventaja, y es que los otros tres están en el consejo actual como presidente y vicepresidentes, lo que les da más visibilidad, pero también son corresponsables del desastre de la federación y la trágica situación de la vela para los países emergentes y los jóvenes, que han visto mermado su presupuesto. Son la víctima real de esta situación. No se deberían ni de haber presentado, pero están allá y hay que luchar con ellos, con un programa mejor que ellos. Eso ya me lo dijo Juan Antonio Samaranch hace 40 años: ‘Una organización deportiva, su valor verdadero está en el dinero que llega a una federación, cuanto acaba realmente en el deportista’. En España cualquier ONG si gasta más del 15% en administración interna pierde ciertos beneficios. En la vela está cerca del 60% que se va en administración interna, viajes, oficinas lujosas ¿por qué hay que estar en el centro de Londres y no podemos estar en Barcelona, Madrid, Valencia, Génova, Lausane?…ciudades que nos han ofrecido gratis poner nuestras oficinas”.

Ha pensado también mucho en el teletrabajo para los ejecutivos.

Mi plan es para los gastos operativos es reducir la oficina, otras personas pueden hacer perfectamente teletrabajo y se ha demostrado el ahorro con el coronavirus, y otra idea es trasladar el departamento técnico y de juventud a otra país. Hay países que ya se me han ofrecido acoger el programa de desarrollo de la vela. Mi objetivo es reducir un 50% los gastos operativos y trasladarlo a los países emergentes y a los jóvenes”.

Usted ha sido regatista olímpico, empresario y directivo al más alto nivel. Es decir que sabe cómo gestionar la World Sailing deportiva y económicamente.

“Efectivamente estuve en los Juegos de Munich y hace pocas semanas he sido subcampeón de Europa de L30 en Marsella. Estoy muy orgulloso de seguir compitiendo en Finn y otros barcos. Aparte tengo experiencia en empresas, he trabajado en Adidas, he sido presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales del COI, que reúne a 205 países. Todo esto lo quiero aportar como experiencia a la World Sailing, que necesita una completa reorganización. Mentalidad de diálogo, escuchar a las federaciones nacionales y hacer partícipes a los países. Andersen han perdido varias votaciones porque no escucha. Una de mis lemas es de los regatistas para los regatistas. Gestionar la World Sailing no desde una oficina, sino desde los puertos con los regatistas. El regatista, el club, las clases y las federaciones son la base de nuestro futuro”.

Hay una primera votación en la que si ninguno de los cuatro candidatos consigue el 51% de los votos, dos caerán y dos pasarán a otra votación final.

“Yo creo que en la primera votación caerá eliminado Andersen y no se cual de los otros tres caerá Li, Perry o yo. Soy optimista. Estoy consiguiendo votos en Oceanía, en Asia…precisamente por mi programa a favor de los países emergentes. Espero llegar a la final”.

*Se puede escuchar la entrevista en el podcast #12 Tripulante 18 (a partir del minuto 05:38)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here