Joan Cardona (Barcelona, 27/05/98). Nació en la ciudad condal pero al poco tiempo su familia se mudó a Menorca donde empezó a navegar con apenas dos años ya que sus padres, maestros de profesión, pasaban los veranos embarcados en su velero. A los 7 años empezó a competir en Optimist de la mano del Club Marítimo de Mahón, para pasar posteriormente al Laser 4.7, Radial y Standard. Hace dos años dio el salto al Finn y a Mallorca donde hay un Centro de Tecnificación y allí lo adoptó deportivamente el RCN Palma.

En los últimos dos años ha sido subcampeón y campeón del mundo y de Europa juvenil de la clase Finn respetivamente. Una evolución al alza.

“Pasé al Finn en verano de 2017 donde estuve entrenando un año en Valencia, participé en mi primer Mundial en Aarhus y a partir de ahí estuve entrenando en Barcelona con Alex Muscat y también con el campeón del mundo el húngaro Zsombor Berecz, con el que tengo una muy buena relación. Luego ya vino el Europeo, Japón y a la vuelta estuvimos dos meses en Atenas y actualmente entrenando en Palma”.

Pero además de Mundiales y Europeos ha subido al podio en otras regatas como la Christmas Race o la World Cup de Génova.

“Sí, estoy muy contento, pero las que más me han marcado han sido las dos regatas disputadas en Japón con buenos resultados sobre todo el Mundial en el que fui noveno en categoría absoluta”.

Aunque me imagino que independientemente de los resultados personales, lo más importante ahora es la clasificación de España para los Juegos Olímpicos.

“Sí, sin duda. Estamos trabajando duro para ello. La progresión que hemos tenido está siendo muy alta y vamos a ir a por todas”.

Casi repitiendo el resultado del año pasado en Génova, donde fue bronce, prácticamente se conseguiría el billete para Enoshima.

“Solo hay una plaza en juego pero estará muy disputada ya que solo iremos tripulaciones europeas. Es un sitio muy complicado para navegar por las condiciones de viento. Además Génova está en mitad del Sofía y del Mundial”.

Cuales cree que son los grandes rivales para esta plaza.

“Francia, Croacia tiene a tres regatistas que van muy bien, Suiza, Finlandia…Está complicado, pero no imposible”.

En el equipo pre-olímpico están usted y Alex Muscat.

“Sí, en el equipo estamos Alex y yo, y como entrenador Diego Fructuoso. En este mes de enero estamos entrenando en Palma junto con otras tripulaciones de fuera”.

Pero a Génova seguro que irán más españoles.

“Seguro que sí, aunque del equipo iremos Muski y yo, el resto irán por su cuenta, pero evidentemente el objetivo final de todos será conseguir la plaza para el país”.

¿Como ve las posibilidades de España?

“Yo creo que estamos muy bien posicionados. De las últimas regatas, he estado siempre el primero o el segundo, muy consistentes y esto te da confianza; pero no hay que olvidar que solo hay una plaza y en Génova puede pasar de todo. A la que a uno le salga bien la semana se la puede llevar, pero estoy con mucha confianza en conseguir la plaza”.

En Río 2016 España no se clasificó.

“Así es. Rafa Trujillo estuvo hasta Londres 2012, pero en Río no estuvimos”.

Y Tokio 2020 será la última regata del Finn como barco olímpico.

“Está claro que para mí es o ahora o nunca. Hay que darlo todo de lo que queda y a ver lo que pasa”.

El Finn es un barco de referencia y de medallistas olímpicos españoles como Josele Doreste, Van der Ploeg y Trujillo.

“Es una clase importante para España y ahora se acaba. Me gustaría también poder contribuir a que sea más grande. Una medalla es muy difícil de conseguir, pero el primer paso es clasificar al país para los Juegos y luego pensar en otras metas”.

Y usted con 21 años se va a quedar sin futuro olímpico más allá de Tokio si se clasifica.

“Es una lástima. Con lo bien que estoy evolucionando, si el Finn hubiera seguido como barco olímpico, estoy convencido que podría haber conseguido una medalla, pero este año es el último y en 2020 se acabará el Finn”.

¿Ha pensado en algo?

“De momento centrarme en estos Juegos y si me clasifico bien y si no pues nada. Pero hora lo que tenemos que pensar es en clasificarnos y luego ya habrá tiempo de pensar en otros proyectos”.

¿Cuál es su opinión sobre los cambios de las clases olímpicas para París 2024?

“Es un lástima que gente como yo, que con 21 años esté en el top ten mundial de una clase en la única que puedo navegar por mi condición física va y nos la quitan. Mi sueño siempre ha sido ganar una medalla olímpica y este sueño se me acaba. Probablemente tendré que pasar a la vela profesional, que a mi edad no me motiva tanto como el conseguir una medalla. Pero por culpa de esta decisión política aquí se acabará mi recorrido y el de muchos en la vela olímpica. Yo soy la persona a la que más afecta, ya que soy el primer juvenil, y porque me podían quedar diez o quince años de olimpismo. El resto de regatistas que están en el top ten superan los 30 años menos yo. Ellos ya llevan dos o tres campañas olímpicas y están en su final y yo en cambio al principio, con cuatro o cinco campañas por delante”.

Y sin poner una clase alternativa para vosotros.

“Si quieren quitar el Finn para innovar no entraré a fondo en el tema, aunque a mí me parece un barco muy bueno, hasta puedo llegar a entender que crean que pueda ser un barco antiguo; pero lo que no entiendo es que a los finnistas nos dejen sin alternativa de poder navegar en otros barcos. Es una lástima”.

Dejando el olimpismo, usted también formó parte del Spanish  Impulse en la Youth America’s Cup de Bermuda.

“Fue una experiencia impresionante. Navegar en barcos nuevos como los catamaranes que foilean; tanto para mi formación, futuro y con un grupo de jóvenes regatistas tan bueno, creo que fue muy gratificante, me aportó muchas cosas y hacer también buenos amigos, algunos de ellos son también unos referentes dentro del equipo olímpico, con lo que también puedo aprender muchas cosas. El vínculo es muy fuerte entre nosotros e inolvidable”.

Y en 2019 fue seleccionado por Luis Doreste para una concentración para la Nations Gold Cup.

“Es un proyecto con muy buena pinta y que al final no deja de ser un equipo de grandes referentes de la vela española, del crucero y barcos grandes. Es un equipo con mucha experiencia tanto de vela olímpica como oceánica. La concentración de Suiza fue impresionante, yo pasé de conocerles solo de nombre por sus logros a hacerlo personalmente. Y claro, con muchas ganas de que Luis Doreste cuente conmigo y poder participar en esta súper regata”.

Y luego está otro proyecto español como el de SailGP, que tiene como germen el Spanish Impulse.

“Hubo una presentación del equipo a finales de enero y allí se desveló el equipo y demás temas”.

Supongo que el sueño son unos Juegos Olímpicos, la Copa América o dar la vuelta al mundo.

“Sí claro. Aunque ahora estoy muy centrado en el Finn. Sé que en The Ocean Race necesitan a gente joven y por mis características físicas creo que podría estar. Después del Finn veremos si puedo encajar en este tipos de proyectos, formarme lo más rápidamente posible y porque no”.

Para acabar, hacia donde cree que va el mundo de la vela, después de tantos cambios.

“La vela olímpica se está haciendo daño a sí misma. Me preocupa el hecho que hayan incluido al kitesurf, que para mí es un deporte distinto. No tengo nada en contra del kite, pero no lo catalogaría como vela. Y luego está el offshore, que creo que no es una disciplina para incluirla en el programa olímpica. A ver como sale todo. Y en cuanto a la vela en general, sí es cierto que la tendencia es la de los barcos voladores, y que circuitos como el de SailGP son muy atractivos y es el rumbo hacia el que se va con barcos cada vez más rápidos. Pero personalmente, para regatear me quedo con el Finn, pero me gustan todo tipo de barcos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here