El técnico catalán, Kiko Igual, es team leader y entrenador de AECIO IODA España y una de las personas más representativas e influyentes del Optimist a nivel mundial, tras superar la COVID-19 analiza la situación actual de la clase, tanto en el presente como en su futuro más inmediato a todos los niveles

Nos vamos acercando a la normalidad, pero…¿qué balance hace de estos meses tan complicados que te ha tocado vivir? 

“A mí me ha afectado mucho y de manera muy particular, ya que he estado 3 meses bastante fastidiado con este virus. Entre estancias en el hospital y con la cantidad de medicamentos que te dejan bastante tocado no lo he pasado bien, aunque ahora y por suerte ya estoy mucho mejor. El ansia que genera un confinamiento a todo el mundo es la incertidumbre y pegado a la televisión con las noticias y la esperanza que en breve haya alguien que encuentre un remedio que pueda parar o atenuar este virus, o sea la vacuna. Por lo que parece y con muchísima suerte para el año que viene estará lista, lo que sería un logro histórico. Toda la familia del Optimist lo ha sufrido , espero que todos estén bien”.
  
En el plano deportivo, todo apunta a finales de julio de que se pueda llegar a hacer el campeonato de España de Optimist, ¿cómo valora esta opción?

“La esperanza es lo último que se pierde. Si se puede hacer perfecto, si no se puede deberemos tener mucha paciencia y no intentar culpar a nadie…pensemos donde estábamos hace 5 meses atrás. Nadie se hubiese imaginado un colapso como este a nivel mundial. Deberemos ir con mucho cuidado en que no tengamos un rebrote y se fastidie todo. Los regatistas, después de casi 3 meses de inactividad, van retomando poco a poco los entrenos, por lo que el bocinazo de salida ha empezado”.

Tras cancelarse las citas de Estonia e Italia, barajando la opción de que España puede acoger en este 2020 una de esas dos citas internacionales, ¿qué opina de ello y ve factible llevarlo adelante?

“Mi opinión es muy clara y más conociendo a los clubes organizadores de los tres campeonatos que han tenido que suspender. He estado personalmente en contacto con Tulli de Estonia, Norberto en Fraglia y con Camilla en Ledro, sede del Europeo Team Racing y después de ver la imposibilidad de organizar los campeonatos en las fechas que tenían concedidas, tuvieron que tomar una difícil situación. Gracias a IODA (clase internacional de Optimist) que no permitía mover los campeonatos, a tener que anularlos. Alguien puede creer que Fraglia no puede organizar un Mundial por falta de capacidad o ganas. La respuesta es no. La ilusión de los tres clubes que tenían concedida la organización de estos eventos era máxima después de casi 2 años de preparación. Alguien puede pensar en dejadez o falta de interés. Hay una pandemia mundial y ese es el único motivo. La salud de nuestros pequeños campeones es lo primero y el que no lo quiera ver de esa forma se debería replantear el porqué de la cantidad de gente que ahora ya no están entre nosotros”.

Desde su experiencia y hasta una fase total y completa de normalidad, ¿cómo ve el poder celebrar competiciones de vela, si bien en el mar es el deporte más seguro y todo lo contrario en tierra?

“Mi experiencia me dice que el deporte de la vela es el único que te dice en su reglamento, no abordajes, espacio, mantenerse separado, deportividad…unos valores que los técnicos intentamos inculcar a nuestros regatistas. En el agua nunca va a haber un problema con esta nueva normalidad, el problema realmente es que tratamos con niños pequeños y su capacidad de evaluación de riesgos en tierra no es la de un adulto y va a ser difícil no poder abrazarte con otro regatista, se pierde algo muy importante: la relación entre regatistas a la hora de viajar, a la hora de compartir habitaciones, a la hora de los vestuarios, a la hora de las cenas…esperamos en recuperar el “antes del covid”, pero por ahora debemos pensar en cómo podemos ir de regatas de la forma más segura”.

Ha realizado muchos clinics de la clase Optimist España. En estos momentos y de cara al futuro más inmediato, ¿crees que sería bueno incrementar en el número para acercar y recuperar el “tiempo perdido” entre los más jóvenes?
 

“Si… llevo hechos algunos entrenos, unos cuantos. La clase Optimist es una clase que se vive con mucha pasión por parte de todos los implicados, regatistas, entrenadores, padres, clubes. Es la clase de iniciación a la vela, pero para algunos parece que la vela se acaba cuando dejan el Optimist, aunque es todo lo contrario ya que la vela empieza en el Optimist y se acaba cuando por motivos de estudios, trabajo, familia entre otros no puedes continuar. Es una lástima que los “enanos” de último año se puedan perder la experiencia de un Europeo o Mundial, o un campeonato de España, son experiencias más allá de una simple regata. Muchas veces les digo a los “enanos del Equipo Nacional”, que están en el equipo porque son realmente muy buenos navegando y porque han trabajado codo con codo con sus entrenadores de club y porque esa plaza no se puede comprar, esa plaza tiene su precio, el sacrificio del regatista, no el pago de una inscripción y ahí está la diferencia. El incremento de actividad para “recuperar el tiempo perdido tiene que ser planificada cuidadosamente por parte de su club (entrenador) y a mí, particularmente no me gustan los “mercenarios” de la vela, me gustan los monitores y entrenadores que saben que lo único importante son los “enanos”, no su cuenta bancaria”.

¿Cree que este año, tanto en Estonia como Italia, sería la mejor temporada para España a tenor de la hornada de regatista que llegaban a ese último ciclo en el Optimist?
 

“Todo apuntaba a que este año teníamos un posible gran equipo, pero cada año hemos tenido un gran equipo, no podemos olvidar el pasado reciente…y podría llenar un par de páginas con todos los nombres de los regatistas de los equipos nacionales de estos últimos 10 años. Ha sido un orgullo poder haber aportado un granito de arena en su formación tanto como regatistas y como personas. La idea de AECIO de tener a los integrantes de los Equipos Nacionales en la web es fantástica, así vemos la evolución de sus “carreras” deportivas”.

La Optimist Excellence Cup, salvo cambios, arranca a finales de octubre. ¿Cree que en ese momento se podrá llevar adelante la competición sin excesivos problemas?

“El único problema que veo es sanitario. Llevamos años organizando el mejor circuito mundial de regatas y no es un problema si falta una boya o que falta una neumática, o que el oficial de regatas no tiene ni idea, o que el jury pita fatal,….y esto lo reconocen todos los países que vienen año tras año a navegar aquí , alucinan con la organización de los clubes, especialmente con la paella de Torrevieja (muy comentada en los Europeos), las actividades en Vigo, la acogida en El Puerto o lo bien que se lo pasan los niños en Palamós. Somos un país líder en organizar regaras de mucho nivel y con  muchos regatistas. Lo que debemos es cuidar estas regatas establecidas en calendario IODA y, si cabe, superarnos año tras año con los pequeños problemas que podamos detectar”.

Con el poco tiempo que hemos tenido, en cuanto al desarrollo de competiciones nacionales e internacionales, ¿ha podido hacer un pequeño balance sobre “los nuevos” que han llegado a la clase Optimist?

“Sigo mucho la clase y hay nuevos posibles valores, son como hormigas. En cada territorial sale siempre alguien que nos recuerda que los “veteranos” no se pueden dormir en los laureles…no navega el nombre o el número de vela, navega el esfuerzo y sacrificio. Ojalá podamos reanudar las regatas lo antes posible, y veremos, seguro, nuevos nombres que el año pasado no los teníamos en cuenta. Hay clubes y territoriales con mayor presupuesto y a veces desequilibra la balanza, pero con esfuerzo e ilusión también se llega”. 

En general, ¿a qué nivel se encuentra el Optimist español con respecto a otros países?

“Realmente tenemos un gran nivel. A veces algún regatista del equipo nacional, en su primer año, ven a regatistas de Estados Unidos, Singapur Tailandia…y piensan que son de otra galaxia…es suficiente ir al lado de esos “extraterrestres” y demostrarles que no dejan de ser niños, con sus mismas dudas e inquietudes. No dejemos de tener en cuenta que este pasado año conseguimos ser el primera país clasificado del Mundo, como Equipo, y en el Europeo segundos. España es respetada por los demás países, y eso lo tenemos gracias a los “enanos” y a los entrenadores que tenemos, y me refiero no solo a los entrenadores del Equipo Nacional, sino a todos los que han sido responsables de que sus regatistas sean parte del Equipo Nacional, desde aquí un gran agradecimiento a todos ellos, porque sin ellos no tendríamos esos “enanos increíbles” que nos llegan”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here