Han pasado ya unas horas desde que se celebrara la Asamblea General Ordinaria de la Real Federación Española de Vela correspondiente a este ejercicio 2018. Sin duda ha sido una convocatoria extremadamente prematura y en la que al final no se han aprobado ni cuentas, ni presupuesto, ni calendario.

Habitualmente la asamblea ordinaria -solo se puede celebrar una ordinaria al año- se celebraba entre los meses de mayo y junio, que es el momento en el que se tiene claro el presupuesto de gastos e ingresos, sobre todo al correspondiente a la subvención del Consejo Superior de Deportes, el que al fin y al cabo es su principal benefactor.

Pero en esta ocasión la asamblea se ha adelantado a marzo, convocada deprisa y corriendo, con múltiples defectos de forma respecto a lo que se mandó inicialmente a lo que querían que se aprobara; lo que supuso que no se pudiera llevar a cabo todo lo que tenían en mente Julia Casanueva y su junta directiva.

Y eso lo digo después que se intentaran colar una serie de temas pocas horas antes de la celebración, tanto de la Comisión Delegada como de la Asamblea General Ordinaria, lo cual no es posible, ya que para incluir temas en el orden del día hay que hacerlo con una convocatoria con un mínimo de 15 días a su celebración, tal y como marca la ley.

El orden del día era el siguiente:

  • Aprobación Acta Asamblea Extraordinaria 2017
  • Informe estado de cuentas, balance de situación 2017 y proyecto presupuesto 2018
  • Información centros RFEV en Santander y Madrid
  • Información económica
  • Informe Actividades Deportivas

Y se llevaron a cabo tres votaciones:

  • Cambio de Estatutos para modificar la sede la RFEV de Madrid a Santander
  • Hacer efectivo el incremento del precio de las licencias
  • Actualización de la póliza de crédito

Parece evidente que la urgencia por la que se quería convocar dicha asamblea era para el cambio de sede de Madrid a Santander, que ya se había hecho efectivo de forma administrativa incluso antes de la asamblea, pero no así el del domicilio social y fiscal.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, hubo un intento previo de colar la aprobación de cuentas de 2017 y el presupuesto y calendario de 2018. Hechos que no pudieron ser llevados a cabo en la asamblea debido a la negativa tomada por la Comisión Delegada celebrada el día anterior, y en la que algunos de sus miembros se opusieron debido a la falta de transparencia y la evidente falta de rigor.

Artículos relacionados:

Nota oficial de la RFEV – Compromisos cumplidos: más deporte y menos estructura

ABC – La Asamblea ha levantado ampollas entre algunos asambleístas

Masmar – Al pan pan y al vino vino, en la asamblea de la RFEV no se han aprobado las cuentas del 2017 ni el presupuesto del 2018, ni el calendario oficial de regatas de la RFEV para el 2018

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here