La borrasca, de nombre Miguel, ha irrumpido con fuerza en el noroeste peninsular, rachas de viento huracanado de hasta 126 kilómetros por hora en Galicia, que han causado 250 incidencias por tierra, mar y aire. En la costa atlántica frente a Galicia y norte de Portugal, se han registrado olas de 4 a 7 metros de altura.

Se formó una ciclogénesis explosiva con más viento que lluvia, pero que provocó estragos sobre todo en la costa gallega. Se trata de la décimo tercera borrasca profunda desde que se inició la temporada y las Rías Baixas es donde ha sido más violenta.

Fotos: Javi Montenegro/facebook

Sanxenxo ha sido una de las zonas afectadas y entre los damnificados se encuentran una serie de Platú 25 que el viento tumbó con sus remolques incluidos, provocando un panorama desolador. Ahora, como es todos estos casos de catástrofes, habrá que evaluar los daños.

Aunque estaba activado el aviso naranja, no se esperaba que pudiera llevarse por delante a estos barcos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here