El surfista fallecido Diego Bello. Fotos: Redes Sociales/Cuatro

El surfista español Diego Bello, residente en la isla filipina de Siargao, al sureste de Manila, ha muerto a sus 32 años tras recibir un disparo de la policía de este país en una operación contra el tráfico de drogas.

Según la policía filipina Bello portaba diez gramos de cocaína cuando fue intervenido. Esta operación, defendida con las autoridades locales por tratarse de un caso “de legítima defensa”, ha despertado múltiples críticas de organizaciones de defensa de derechos humanos. La embajada de España en Filipinas está investigando el caso.

Según cuenta el diario La Vanguardia, la familia y amigos del joven coruñés muerto niegan en redondo la posibilidad de que Diego Bello Lafuente fuera un narcotraficante como aseguran las autoridades tagalas. “He vivido varios años con él en Australia y jamás ha tenido nada que ver con drogas ni muchísimo menos con armas”, asegura al rotativo Sergi Fabregat, un amigo íntimo del fallecido.

La policía filipina asegura que Bello trató de vender una papelina de droga a un agente encubierto y cuando se sintió descubierto, el coruñés abrió fuego con una pistola del calibre 45 contra los agentes que, según la versión policial, no tuvieron más remedio que dispararle en defensa propia. Para quienes conocen a Diego Bello, este joven empresario amante del buceo y del paddle surf, esta versión de los hechos resulta inverosímil. “No nos creemos nada de nada”, sentencia Fabregat.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here