Lo que vale en piragüismo no lo vale en vela

0
469

Está claro que en este país las leyes están para pasárselas por el forro, con perdón de la expresión. Si estamos acostumbrados a que cada día salgan en la prensa nuevos casos de corrupción entre la clase política española, qué no nos vamos a esperar que hagan los  subordinados con los jefes que tienen. En el caso de las elecciones a las federaciones nos hemos encontrado con casos esperpénticos y la Junta de Garantías Electorales ha estado al nivel de los políticos, donde dije Digo digo Diego y utilizando normas distintas en caso exactamente iguales. Si la Ley del Deporte es igual para todos, como es que se aplica radicalmente de forma distinta para unos y para los otros. ¿Este puede ser un caso de prevaricación?.

El caso de estas elecciones a la RFEV ha sido sángrante por todos los lados. La Junta Electoral ha actuado de forma no sólo poco clara, sino cambiando los criterios a mitad de las elecciones y luego dando por buenas cosas que reglamento en mano no lo eran. Y luego la Junta de Garantías Electorales le ha seguido el hilo y ha fallado cosas totalmente estrambóticas.

Caso CN Rodeira. El presidente a todos los efectos es Humberto Ferral, elegido democráticamente por la asamblea el pasado mes de agosto después que el anterior presidente Guillermo Cordeiro pasara una temporada entre rejas por temas presuntamente relacionados con el narcotráfico.

Además un juez esta misma semana desestimaba un recurso de Cordeiro y confirmaba a Ferral como presidente. Pues bien, éste votó como presidente que es en las elecciones a la Federación Española de Piragüismo y Cordeiro reclamó ante Garantías Electorales que falló en favor del legítimo presidente. Pues bien, unos días después Cordeiro llegaba antes que Ferral a votar para las elecciones a la RFEV y cuando llego el presidente de verdad no le permitieron. Rodeira reclamó y las mismas Garantías que unos días antes habían reconocido que él era el presidente, daban por bueno el voto de Cordeiro. Increíble que la misma Junta de Garantías admita a Cordeiro cuando el legítimo y lo habían dicho días antes era Ferral.

Caso anulación del voto por correo. Este caso es lo mismo que el anterior. En la Federación de Piragüismo los interventores pidieron la anulación del voto por correo debido a irregularidades, la Junta Electoral como es habitual lo desestimó al considerar que no estaban legitimados y Garantías sí les legitimó. Pues bien, en vela unos días después un interventor de vela pide exactamente lo mismo y Garantías falla totalmente lo contrario. Es más en
Piragüismo dicen que el funcionario de Correos no debe autentificar al votante y en vela vienen a decir que sí. ¿Disparidad de criterios?.

Caso sorteo de clubes. El caso del desempate entre clubes valencianos y murcianos lo tiene que hacer la Junta Electoral, hecho que no pasó en su momento ya que la mayoría de ellos se habían largado antes de que finalizara el escrutinio del voto por correo. Los clubes afectados reclamaron y la resolución de Garantías es otra sacada de la manga, dicen que debe repetirse el sorteo pero no porque se hiciera mal, sino que porque tienen que estar presentes
los clubes afectados. Parece que se han sacado de la manga esto, pero bueno, la repetición del sorteo tendrá lugar este sábado con los clubes que quieran, presentes.

Vaya, un sinfín de locuras colectivas que han dejado más que nunca que estas elecciones a la RFEV han sido un auténtico despropósito de principio a fin y que debido a esto y al ‘pucherazo’ establecido y realizado, acaben en el Juzgado vía penal y ahí tendrán que rendir cuentas la Junta Electoral, la Junta de Garantías Electorales del Consejo Superior de Deportes y todo apunta a que acabará involucrado el escurridizo Miguel Cardenal, el que tenía que ser un tecnócrata al servicio del deporte y el que se ha convertido en el más político de los políticos y que lo único que quiere, como su ‘brillante’ antecesor Jaime Lissavetzky, es salir en la foto de turno demostrando una vez más que el deporte, en realidad, le da absolutamente igual. Yo en su momento creí que sería parte de la solución a casos como estos, pero he visto que ha pasado a formar parte del problema.

Esta es la triste realidad del asunto y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here