Adrián Dupuy en una de las regatas en el RCN Madrid. Foto: Pep Portas/FEMAVE

Adrián Dupuy nos has dicho: “Hasta luego amigos”. Hoy se ha ido ese amigo, un regatista y amante del mar, tanto en un Snipe, Soling, 747 o Crucero, o lo que pudiese flotar y navegar, competir que es lo que más le apasionaba. También se ha ido un presidente que lo dio todo por su club: Real Club Náutico de Madrid, aunque su corazón también latía con aroma del Mediterráneo, de su otro club: Real Club de Regatas de Alicante, del que su padre fue presidente entre los años 1977 y 1990.

Adrián, de 53 años, ha estado 8 años al frente del náutico de Madrid, ha sido miembro de la Junta Directiva de la Federación Madrileña de Vela y ha ocupado otros cargos en la vela, entre ellos miembro de la comisión delegada de la RFEV, siempre defendiendo el deporte que amaba, siempre desde el respeto y la tolerancia a todos y por encima de todo. Su Brujo se queda huérfano, pero nos queda ese recuerdo con el título en la Copa del Rey, en el Tabarca, en La Reina y otras tantas y tantas regatas en la que siempre aportaba su particular forma de ver las cosas, pero siempre desde el respeto.

La vela española se queda sin uno de sus grandes avales… Solo resta darle las gracias a Adrián Dupuy por todo lo que ha hecho por la Vela en la Comunidad de Madrid, en la Vela Nacional y en el Deporte de Base.

Fuente: Federación Madrileña de Vela

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here