Alberto Roemmers
Alberto Roemmers en el centro, con la gorra en la mano, junto a la tripulación del Siemens Matador en Puerto Portals.

Alberto W.H. Roemmers ha fallecido a los 95 años de edad. Sin duda ha sido el gran armador argentino por excelencia. Reconocido y admirado por todo el colectivo de la vela, ya no a nivel de su Argentina natal, sino también a nivel mundial.

Sus veleros no han dejado indiferente a nadie, los dos maxis Alexia –sus barcos emblemáticos y la referencia-, han surcado las aguas del Mediterráneo durante décadas. Desde Palma a Porto Cervo, pasando por Niza o Saint-Tropez, entre muchos otros puertos. Siempre, hablar del Alexia, ha sido sinónimo de hablar de Alberto Roemmers.

Discreto, educado, amable con todo el mundo, ejercía de armador pero dejaba trabajar a sus tripulantes, que eran los auténticos expertos en las regatas. Tanto en el Alexia como posteriormente en los proyectos Matador -donde tuve la suerte de poder compartir equipo en la época del TP52 Siemens-, Roemmers siempre fue un fijo a bordo hasta que las condiciones físicas se lo permitieron. Fue un tripulante más en la popa del barco, detrás de su fiel patrón Guillermo Parada, al que consideraba casi como un miembro más de la familia y al que Alberto Roemmers le confió, sin dudarlo, todos sus proyectos deportivos.

Alberto Roemmers recibiendo un premio en el Trofeo Región de Murcia de la Audi MedCup.

En el Matador han crecido y se han hecho grandes como regatistas nombres como el de los hermanos Guillermo y Cole Parada, Santi Lange, Gabriel Marino, Pedro Rossi –el gran capitán-, Mamu Caputo, Juan Pablo Marcos, Torkel Brogstrom, Miguel y Martín Costa, Juanpa Cadario, Alejandro Colla, Pato Salas, Augusto Sanguinetti, Matías Blanco, Guillermo Vaquerizas, Matías y Lucas Talamonti, Osvaldo Martines, Guillermo Arrondo, Luis Fiorentino, Víctor Torres y así un largo etcétera; pero también españoles como David Vera, Íñigo Losada, Javier Feliu o Pedro Perelló, y que en algún momento formaron parte de la estructura del Matador.

Se nos ha ido el gran armador. Sí, es ley de vida, y aunque con el proyecto Azzurra que en los últimos años llevaron sus hijos Alberto y Pablo, quiso dejar la alta competición por la puerta grande, como ganadores de las 52 Super Series y campeones del mundo de TP52.

El legado deportivo que deja Alberto Roemmers en impresionante, y los que tuvimos la suerte de haber coincidido con él, siempre le estaremos agradecidos por todo lo que hizo y le echaremos de menos.

Descanse en paz don Alberto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí