El ministro de Cultura y Deporte, Juan Manuel Rodríguez Uribes, ha visto como los presidentes de las federaciones le están presionando después de que hace pocos días la secretaria de estado para el deporte, Irene Lozano, era tajante al afirmar que las elecciones debían de celebrarse en el año olímpico, hubiera Juegos o no. Según marca la ley, estas deben de convocarse antes de este verano, incluso el CSD está dispuesto a que el mes de agosto sea hábil para ello.

Pero los presidentes de las federaciones auspiciados por el presidente del COE, Alejandro Blanco, le están presionando para que esto no fuera así. Un año más de regalo nunca viene mal, piensan, y así se ahorran tener que convocar elecciones, y en algunos casos perderlas.

En una reunión telemática mantenida por Rodríguez Uribes con la ejecutiva del COE, es decir con Blanco, pusieron contra la pared al ministro, para que ceda y desacredite a su secretaria de estado y las federaciones puedan celebrar sus comicios en 2020 o en 2021. No creo que abrir la puerta a esta posibilidad sea la mejor solución, más bien al contrario, ni para el deporte ni para el propio gobierno, que debe velar por el cumplimiento de las normas y apoyar en este caso al CSD, el organismo gestor del deporte español.

Y ahora viene la pregunta clave. ¿Y si por alguna de aquellas cosas, por ejemplo, el coronavirus no desaparece del todo y tampoco hay Juegos Olímpicos en 2021? Posibilidad que se ha planteado desde Tokio de forma muy real. ¿Qué hacemos señor ministro, ir alargando la convocatoria de elecciones hasta después de París 2024?

Si la Ley del Deporte deja claro que los comicios electorales en las federaciones deben ser en el año olímpico real, dejen las cosas tal y como están por el bien del deporte y no le bailen el agua a los presidentes, que desgraciadamente la mayoría de ellos lo que quieren es seguir, seguir y seguir. Por la cabeza de muchos de los presidentes pasa que si no se celebran nunca más las elecciones, mucho mejor para ellos, claro. Pero mucho peor para el deporte.

La democracia se demuestra votando, y si el presidente de turno actual las gana, pues nada más que decir, pero la poltrona es la poltrona. No realizar las elecciones cuando tocan, es una decisión más bien poco democrática. Y no creo que quieran que acusen a su gobierno de ser poco democrático ¿no, señor Rodríguez Uribes?

Que no le engañen ni le manipulen señor ministro, retrasar las elecciones sería un escándalo en mayúsculas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here