Marigan (1898), ganador en Época Cangreja. Foto: Laura G. Guerra

La segunda y última jornada de la XXVI Regata Illes Balears Clàssics, organizada por el Club de Mar Mallorca, estuvo marcada por la escasa intensidad del viento. A pesar de ello, los 16 barcos clásicos y de época que finalmente tomaron parte en el trofeo pudieron concluir una travesía de 10,6 millas por el interior de la Bahía de Palma y completar el programa de dos pruebas previsto en el anuncio de regatas.

El viento de componente suroeste concurrió puntual al área de competición y se estableció en un eje constante, pero no llegó a superar los ocho nudos de intensidad. Entre las 12.20 horas y las 12.40 salieron todas las clases para un único recorrido, a excepción de la goleta Xarifa (1927), que exhibió su imponente caso de 50 mertros de eslora fuera de competición en una travesía especial para no entorpecer las evoluciones del resto de la flota.

Dos de los líderes al término de la primera jornada (Marigan, en clase Época Cangreja, y Argos, en Clásicos) amarraron la victoria adjudicándose también la segunda manga. Ambos revalidaron el título obtenido en la edición de 2019 (la última celebrada, debido al aplazamiento del año pasado por la pandemia) y demostraron ser claramente superiores a sus rivales.

UN FAVORITO QUE NO FALLA

El Marigan (1898), de Tim Liesenhoff, obtuvo una renta de 33 minutos en compensado sobre el segundo clasificado en la regata del día -el Gipsy (1927), de la Fundación de Vela Clásica Española- y confirmó su eterna condición de favorito. La tercera plaza en la general de la clase Época Cangreja (barcos construidos hasta 1950) fue para el So Fong (1937), de Montserrat Valle, uno de los barcos que han concitado más admiración de la flota por su magnífico estado de conservación. El Marigan se adjudicó el triunfo absoluto al ser el barco más antiguo con más primeros puestos.

TERCERA VICTORIA CONSECUTIVA

Bárbara Trilling, armadora del Argos (1964), sumó un nuevo triunfo a su extenso palmarés dentro del circuito mediterráneo de vela clásica. La regatista estadounidense refuerza cada año su tripulación con navegantes locales, como los veleros mallorquines Matías Gil y Neus Poncell. La fórmula ha demostrado ser muy exitosa, pues la de hoy fue la tercera victoria consecutiva del equipo después de las 2018 y 2019. Completaron el podio de la categoría de clásicos (barcos construidos entre 1950  y 1975) el Margarita (1972), de Antón de Llano, y el Folia (1961), de la Fundación Vela Clásica Española.

EL MEERBLICK SUPERA AL ARGYLL

Sí hubo cambio de líder fue en la clase Época Bermudiana (barcos construidos hasta 1950 con aparejo de vela triangular), donde el Argyll (1948) cedió el primer puesto y la victoria al Meerblick (1917), de Gaby Pohlmann. La embarcación del armador alemán tiene base en el Puerto de Palma y es la segunda más antigua de la flota, por detrás del Marigan. Hoy superó en algo más de dos minutos al Recluta (1944), de German Frers, que cerró su debut en regata con una meritoria tercera plaza, teniendo en cuenta que el barco llegó hace poco a Mallorca desde Argentina. El Argyll peleaba por revalidar el título obtenido en 2019, pero los de Pohlmann fueron mejores en el momento decisivo.

En la clase RI Clásicos (barcos Clásicos que han sido modificados) se dieron cita dos embarcaciones. El Orion (1972), de Tiffany Blackman, se impuso en la general al January Sails (1969), de Gabriel Catalá.

La ceremonia de entrega de premios de la XXVI Regata Illes Balears Clàssics se celebrará a las 20.00 horas de hoy domingo, 15 de agosto, en el pantalán exterior del Club de Mar Mallorca, donde han permanecido amarradas la mayoría de embarcaciones participantes. Además de los ganadores, se librarán los siguientes trofeos: premio Pedro Cardona al mejor barco mallorquín (Rosendo), premio Leyenda del Mar (Recluta), premio Presencia (Xarifa).

15/08/21 – Beetle Cat: un barco clásico de 1921 para iniciarse en la vela

Beetle Cat cedido por el Xarifa, hoy en la Bahía de Palma. Foto: María Miralles

Este año, los clásicos del Club de Mar también llegan a la vela ligera. El equipo de regatas ha tenido ocasión de probar dos Beetle Cat, un tradicional barco de iniciación a la vela creado en los años veinte del siglo pasado en Nueva Inglaterra, en Estados Unidos.

El Beetle Cat es un barco de iniciación a la vela con un diseño mucho más antiguo que el Optimist, también de origen americano. Mientras que el diseño original del Optimist es de 1947, el del Beetle Cat es de 1921, 26 años de ventaja.

Este barco, muy tradicional en Nueva Inglaterra, zona de donde es originario el diseño, ha llegado a Mallorca a bordo del Xarifa, la goleta de 50 pies que visita estos días el Club de Mar con motivo de la Regata Illes Balears Clàssics. Su armador ha traído dos unidades de esta clase para que dos integrantes del equipo de regatas del club puedan probar a navegar en estos bonitos barcos que aceptan tripulaciones de una o dos personas.

El diseño original tomó como modelo los barcos de pesca en aguas poco profundas de 20 a 30 pies de eslora que faenaban en la zona de Cape Cod.

En todos estos años el diseño del Beetle Cat ha mantenido invariables sus 12 pies y 4 pulgadas de eslora (3,7 metros). Está realizado íntegramente en madera, con armazón de roble y tablones de cedro, sin lastre, por lo que resulta prácticamente insumergible. La amplia manga de dos metros lo hace inusualmente estable y le da una gran capacidad de carga. Su aparejo es de cangreja.

Entre algunos famosos propietarios de Beetle Cat podemos citar el político demócrata estadounidense John Kerry, el diseñador Calvin Klein o el director de cine Steven Spielberg. De hecho, en la película ‘Tiburón 2’, que ya no dirigió Spìelberg, los Beetle Cat tienen un papel destacado en la parte final cuando un grupo de jóvenes sale a navegar en diferentes tipos de embarcación y son acosados por el gran escualo protagonista de la película.

13/08/21 – Xarifa: el barco que ‘ganó’ un Pulitzer

Xarifa, de 1927, esta tarde a su llegada al Club de Mar Mallorca. Foto: Laura G. Guerra – Club de Mar Mallorca

El Xarifa exhibe estos días su deslumbrante silueta de casi 50 metros de eslora por los pantalanes del Club de Mar Mallorca y las aguas de la Bahía de Palma. Esta impresionante goleta de tres palos, botada en 1927, visita Palma con motivo de la XXVI Regata Illes Balears Clàssics.

Su figura está llena de historias desde que salió del astillero J. Samuel White&Co en la muy marinera isla de Wight, al sur de Inglaterra. Su primer dueño fue el regatista Franklin Morse Singer, hijo del famoso fabricante de máquinas de coser Singer, una de las grandes fortunas de aquella época. Sin embargo, más famosa aún es la imagen de su madre, Isabelle Eugenie Boyer, pues fue la modelo que sirvió al artista Auguste Bartholdi para trazar los rasgos del rostro de la famosa Estatua de la Libertad de Nueva York.

El Xarifa, palabra que significa noble en árabe, se vendió en 1930 al magnate de la prensa británica Edward Mauger y desde entonces lució multitud de nombres, hizo disfrutar a diferentes propietarios y completó singladuras por los principales mares y océanos del planeta.

Uno de sus propietarios, el almirante e historiador Samuel Eliot Morison, decidió llamarla Capitana y con este nombre replicó los viajes de Cristóbal Colón, aventura que Morison recogió en la obra ‘Admiral of the Ocean Sea’, que le hizo ganar el premio Pulitzer de 1943.

Más tarde, después de haber servido como pesquero en aguas islandesas, en 1951, el barco se convirtió en la referencia de la flota del científico Hans Hass, conocido como el Cousteau austríaco pues filmó el primer documental submarino en 1939.

Sin embargo, el Xarifa cambió su objetivo científico por otros intereses más terrenales cuando fue adquirido por el multimillonario italiano Carlo Traglio y fijó en Mónaco su puerto base. Bajo su propiedad y en los años 60 y 70, la goleta se convirtió en escenario de fiestas de la alta sociedad e incluso apareció como una protagonista más en la película ‘El Marinero de Gibraltar’ de 1967, junto a Orson Welles, Vanessa Redgrave y Jeanne Moreau.

11/08/21 – Los barcos clásicos y de época regresan con fuerza a la Bahía de Palma

José Luis Arrom, Albert Forés y Manuel Nadal, hoy en la presentación de la XXVI Regata Illes Balears Clàssics en el Museu Marítim de Mallorca.

Marigan, Argyll, Arosa, MeerblickRecluta, Xarifa y Argos serán algunas de las joyas del patrimonio naval que participarán en la regata Illes Balears Clàssics, la prueba para barcos clásicos y de época más importante de Mallorca, que regresa al Club de Mar con fuerza tras la obligada suspensión de la temporada pasada debido a la pandemia.

El evento ha sido presentado hoy por primera vez en sus 26 años de historia en el Museu Marítim de Mallorca, enfatizando así el compromiso con la tradición marítima que supone la organización de este evento.

Un total de 19 embarcaciones han confirmado su participación en la regata que se disputará en la Bahía de palma del 13 al 15 de agosto.

La competición forma parte de la Copa de España de Vela Clásica, el IX Trofeo Clásicos Mare Nostrum y el programa del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

El comodoro del Club de Mar, Manuel Nadal, ha explicado en la presentación de la regata que los barcos que participan en la Illes Balears Clàssics, “son verdaderos museos flotantes” y ha destacado la presencia por primera vez en el evento del Xarifa, una goleta de 50 metros de eslora y tres mástiles que fue botada en los años veinte del siglo pasado. “Será espectacular verla navegar en la Bahía”, ha asegurado.

El director del Museu Marítim de Mallorca, Albert Forés, ha recalcado la colaboración de esta institución con el Club de Mar Mallorca antes incluso de que pudiera contar con su actual sede en Ses Voltes, y ha abogado por establecer sinergias con diferentes entidades náuticas que ayuden al desarrollo del museo. El Club de Mar ha cedido una exposición de fotografías de Nico Martínez sobre las embarcaciones tradicionales de Mallorca almacenadas en las cuevas del Castell de Bellver.

Por su parte, el director general del Club de Mar, José Luis Arrom, se ha referido a la total renovación de instalaciones que acomete en la actualidad el Club de Mar que le situará, según ha afirmado, “en el top 10 de los clubes naúticos y marinas más importantes en el panorama internacional”.

MÁXIMO NIVEL

El Marigan (1898) de Tim Liesenhoff, el Argyll (1948) del actor galés Griff Rhys Jones y el Argos (1964) de Barbara Trilling son algunas de las embarcaciones destacadas que participarán en la XXVI edición de la regata Illes Balears Clàssics – Vela Clásica Mallorca.

También participarán en la regata el Gipsy (1927) y el Folía (1961), dos barcos de la Fundacion Vela Clásica de España,  y dos unidades del Yacht Club Argentino, el Recluta (1944) de Germán Frers y el Joanne (1948) de Félix Noguera.

Otra de las embarcaciones estrella de la presente edición de la Illes Balears Clásic-Vela Clasica Mallorca será la goleta Arosa (1931) de la Armada Española. Este velero escuela de 22,84 metros de eslora ya estuvo presente en 2019 en la regata y ha vuelto al Club de Mar para competir en la categoría de Barcos de Época.

Por grupos, navegarán nueve embarcaciones en la categoría de Época, seis en la de Clásicos, dos en la de Espíritu de Tradición y otras dos en RI Clásico.

El programa de competición se iniciará el viernes 13 de agosto con la confirmación de inscripciones, registro de participantes y la entrega de las Instrucciones de Regata. Estos trámites se podrán realizar este año de forma telemática para garantizar una mayor seguridad sanitaria.

Las pruebas en el mar se celebrarán el sábado 14 y domingo 15 de agosto. La regatas serán de tipo costera y los recorridos se establecerán, en función del viento, en la Bahía de Palma y aguas adyacentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here