La 76ª Rolex Sydney Hobart ocupa ya un lugar entre las ediciones más duras y radicales de la historia de la legendaria regata oceánica: sólo 50 de los 88 barcos participantes consiguieron completar el recorrido de 628 millas náuticas entre Sídney y Hobart como testimonio de las condiciones que encontraron en el temido Mar de Tasmania. La victoria absoluta correspondió al TP52 Ichi Ban, segundo barco capaz de defender título desde 1965.

La 76ª edición de la Rolex Sydney Hobart Yacht Race ha consolidado la formidable reputación de la regata más importante del Hemisferio Sur. Los caprichos de la meteorología dividieron el recorrido en dos tramos perfectamente definidos por la naturaleza de sus desafíos: El primero fue una prueba agotadora de resistencia física y perseverancia; el segundo examinó la resistencia mental y la habilidad táctica. Organizada desde 1945 por el Cruising Yacht Club of Australia (CYCA) con el apoyo del Royal Yacht Club of Tasmania (RYCT), la regata cuenta con la colaboración de Rolex desde 2002.

La dureza del Mar de Tasmania
Despejada la incógnita sobre su celebración gracias al enorme esfuerzo y compromiso de organización y participantes en una complicadas circunstancias coyunturales y tras un año en blanco, la regata de 2021 comenzó con la perspectiva de unas primeras 24 a 48 horas brutales. Un fuerte viento del sur y una potente corriente en contra conformaron un cóctel explosivo en forma de durísimo estado de la mar en el inicio de la travesía hacia Tasmania que pondría a prueba la resistencia de las embarcaciones y la mentalidad de los participantes.

A pesar de la exhaustiva preparación de las 88 tripulaciones que salieron de Sídney el 26 de diciembre, el escrutinio fue tan implacable que provocaba la retirada de más de un tercio de la flota. Para los que lograron pasar ese cruel primer corte, cualquier sensación de alivio duró poco, ya que la etapa final del recorrido de 628 millas náuticas (1.163 kilómetros) presentaría nuevos desafíos mentales. Un patrón meteorológico cambiante obligó a las tripulaciones a armar un complejo rompecabezas tridimensional en el agua. Cuando se navega a vela, la línea más corta entre dos puntos rara vez es una línea recta, y esta Rolex Sydney Hobart fue un claro ejemplo de ello.

download

 

Tercer título para el Ichi Ban
La victoria general tras la corrección de tiempos, la que decide al ganador absoluto de la Rolex Sydney Hobart, fue finalmente para el TP52 Ichi Ban de Matt Allen. Ganador anteriormente en 2017 y 2019, el equipo australiano se convertía así en el tercero capaz de conseguir tres títulos en la historia de la regata y en el primero en encadenar dos victorias consecutivas desde que el Freya lo consiguiera en 1965. “Es increíble formar parte de la historia de la Rolex Sydney Hobart Yacht Race”, reconoce su armador, Matt Allen. Con 31 ediciones a sus espaldas, la primera en 1980 a los 17 años de edad, se puede decir que el ex comodoro del CYCA tiene mucha experiencia en la Rolex Sydney Hobart. En su opinión, esta edición ha supuesto un completo y extenso examen de marinería: “La mayoría de las regatas a Hobart ponen a prueba a todo el barco y a la tripulación, pero creo que este año lo ha hecho probablemente más que nunca. Las condiciones de mar que vimos durante las primeras 24 horas realmente causaron grandes problemas a los barcos. Luego, tener esa situación táctica tan complicada durante el resto de la regata supuso que la toma de decisiones fuera absolutamente crítica”.

download

 

Lucha de gigantes
Mucho antes de definirse el ganador absoluto de la Rolex Sydney Hobart se libra una batalla por llegar primero a la meta. El barco que lo hace consigue la ansiada victoria en tiempo real. Este año, tres supermaxis de 100 pies de eslora (30,5 metros) protagonizaron un intenso pulso prácticamente a lo largo de todo el recorrido.

El SHK Scallywag 100 salió en cabeza de la bahía de Sídney, pero un problema con sus velas permitió que sus rivales le pasaran en el inicio de la travesía por la costa de Nueva Gales del Sur. El LawConnect intercambiaría entonces el liderazgo con el Black Jack hasta que el barco de Peter Harburg, de bandera monegasca y tripulación australiana, aprovechaba la bajada en la intensidad de viento para construir una ventaja que su rival no conseguiría neutralizar remontando el siempre complicado río Derwent hacia Hobart. Black Jack paraba el crono en dos días, 12 horas, 37 minutos y 17 segundos, muy lejos del récord establecido en 2017 por Comanche en un día, nueve horas, 15 minutos y 24 segundos, pero suficiente para entrar en el libro de oro de la regata como 76º ganador en tiempo real desde la primera edición de 1945.

download

 

La resiliencia y los logros humanos son cualidades que unen a Rolex y al deporte de la vela desde hace más de seis décadas. La 76ª Rolex Sydney Hobart Yacht Race ha demostrado una vez más que las regatas oceánicas constituyen un desafío colosal capaz de llevar al extremo la capacidad competitiva y la habilidad personal, pero sobre todo de descubrir el extraordinario poder de la perseverancia y el trabajo en equipo.

download

 

(ENG) 2021 ROLEX SYDNEY HOBART YACHT RACE UPDATE

The maxi yacht Black Jack, owned by Peter Harburg and skippered by Mark Bradford, was first to finish the 2021 Rolex Sydney Hobart Yacht Race covering the 628-nautical mile course in a time of two days, 12 hours, 37 minutes & 17 seconds. LawConnect was second over the line, two hours, 36 minutes behind her rival, with SHK Scallywag in third. Black Jack’s time was some way outside the race record of one day, nine hours, 15 minutes and 24 seconds set in 2017.

 

Meanwhile, the main body of a much-reduced fleet is now confronting a period of light and variable winds, following an often violent and punishing initial segment of the race. Some 36 out of 88 yachts retired in the first 48 hours due to the heavy weather. With lighter conditions set to characterize the remainder of the course, the 76th Rolex Sydney Hobart looks to be one of the most difficult in recent years and it will be a real achievement just to finish.

26/12/21 – Arranca la 76ª Sydney-Hobart

La 76ª edición de la mítica Rolex Sydney-Hobart, la llamada «Regata del infierno’ (Hell Regatta), con un recorrido de 628 millas náuticas (1.164 km) entre el puerto australiano y la capital de Tasmania, reune a 91 embarcaciones en una edición especial y más abierta que nunca.

Será el retorno de la regata después de que la pandemia del COVID-19 obligase a su suspensión en 2020 tras 75 años de disputarse de manera ininterrumpida.

La salida se ha dado este domingo día 26 a las 03:00 hora española en la bahía de Sydney con unos 1.000 regatistas, uno de ellos español, que lucharán por la histórica Copa Tattersall, para el vencedor en tiempo compensado absoluto y el legendario Trofeo JH Illingworth para el ganador en tiempo real.

Su denominación de ‘Regata del Infierno’ procede de la tragedia que se produjo el 27 de diciembre de 1998 cuando una fuerte tormenta, con vientos de más 100 km/h y olas de 10 a 15 metros, alcanzó a la flota en el temible estrecho de Bass (que separa Australia de Tasmania)

El balance fue de seis tripulantes muertos, siete embarcaciones abandonadas, cinco hundidas y de 117 embarcaciones que iniciaron la carrera solo 44 llegaron a Hobart. La intervención de los servicios de rescate de la marina y salvamento marítimo australianos evitaron una tragedia mayor

El récord de la carrera está en poder del Supermaxi ‘Comanche’ de Jim Cooney/Samantha Grant, ganador en 2015, 2017 y 2019, que lo estableció en 1 día, 9 horas, 15 minutos y 24 segundos en 2017.

La ausencia del ‘Comanche’ y del ‘Wild Oats’, nueve veces ganador, la última en 2018, en tiempo real y dos en compensado, deja muy abierta esta edición con tres Súper Máxis (de 30,50 metros de eslora) como aspirantes.

El ‘Law Connect’ (ex ‘InfoTrack’) australiano de Christian Beck, un diseño del argentino Juan Kouyoumdjian, ganador en 2016 como ‘Perpetual Loyal’ y segundo en 2019, es el principal favorito junto al Dovell100 ‘Scallywag’ hongkonés de Seng Huang Lee, patroneado por el australiano David Witt, con una tripulación internacional ya rodada en la Volvo Ocean Race.

Horizontal

     Un tripulante del Wild Oats subiendo al palo. EFE

El Reichel&Pugh100 ‘Black Jack’ (YC Mónaco) del australiano Peter Harburg, al mando de Mark Bradford, -vencedor como ‘Alfa Romeo’ en 2009-, tercero en 2017 y segundo en 2018, cierra la lista de favoritos de esta edición.

Sus grandes rivales serán las unidades de 60-80 pies (18,30 a 24,40 metros de eslora como el R&P66 ‘Alive’ de Philip Turner (ganador en tiempo compensado en 2018), el R&P69 ‘Moneypenny’ de Sean Langman, el R&P63 ‘No Limit’ de David Gotze , el Botín80 ‘Stefan Racing'(ex Beau Geste) de Grant Wharington, el JV62 ‘Whisper’ de David Griffith y el Volvo 70 ‘Willow’ (ex Maserati) de Jim Cooney, con una tripulación extraordinaria.

El gran favorito para la victoria en tiempo compensado absoluto (al tiempo real se le aplica el factor de compensación (rating) de cada barco) es el vencedor del año pasado, el ‘Ichi Ban’ australiano de Matt Allen, que intentará revalidar su victoria, algo que no sucede desde 1964 con el segundo triunfo consecutivo del ‘Freya’.

El ‘Ichi Ban’ es un diseño de Marcelino Botín, de 15,90 metros de eslora botado en 2017 y construido en España. Ese mismo año ya ganó la Sydney Hobart en tiempo compensado y en 2018 fue quinto.

Precisamente, también competirá el S&S47 ‘Love and War’ de Peter Kurts, vencedor de la Copa Tattersall tres veces: 1974, 1978 y 2006, siendo junto al ‘Freya’ como los únicos barcos en ganar la carrera tres veces; ahora objetivo del ‘Ichi Ban’.

El medallista olímpico gaditano Rafa Trujillo competirá por séptima vez en la regata. Ganador en 2015 con el ‘Chinese Whisper’ compite este año a bordo del TP52 ‘Gweilo’ australiano, al mando de Matt Donald y Chris Townsend, segundo en 2019.

La novedad de este año es la entrada en competición de la modalidad ‘A Dos’ (dos tripulantes). El ‘Eora’ australiano, un Class40 botado en junio de este año, hecho a medida de Rupert Henry y co-patrón Greg O’Shea, se presenta como el favorito en esta nueva categoría

Sus rivales directos serán los poderosos J99 ‘Contender’ de Jules Hall/Jan Scholten) y ‘Rum Rebellion’ de Shane Connelly y Graeme Dunlop no se lo pondrán fácil.

La embarcación más pequeña de esta edición vuelve a ser el ‘Gun Runner’ del ejercito australiano, con solo 9,20 metros de eslora, al mando del teniente coronel Maurice ‘Reece’ Young.

El barco más antiguo de la flota será el ‘Katwinchar’, un ketch clásico de 32 pies (9,80 metros) construido en 1904 en Inglaterra y que compitió en el Sydney Hobart de 1951, recuperado y restaurado por Bill Barry-Cotter.

Y, por vez primera en la historia de la regata habrá dos patrones femeninos. En 2019, fue Rebecca Connor, al mando del ‘Wonderland’, la primera patrón/armador australiano en la competición y en esta edición Victoria Logan estará al mando del ‘Huntress’.

(ENG) Rolex Sydney Hobart fleet at 91 following two withdrawals

The 2021 Rolex Sydney Hobart Yacht Race fleet stands at 91 following the withdrawal today of Jim Cooney’s Volvo Open 70, Willow, and the Infiniti 46R, Maverick 49, owned by Quentin Stewart.

Cooney advised the Cruising Yacht Club of Australia (CYCA) that three of his crew had tested positive to COVID-19 and to be cautious, has withdrawn. His yacht, Willow, was to be amongst the front runners behind the 100-footers.

Stewart has not reported any COVID-19 cases but told the CYCA he was withdrawing because he did not want to take the risk.

Cooney said today: «We had three positive tests and still waiting on two tests.

«There is no feasible or responsible way we can continue. I do have crew on standby that are negative, so it’s not so much about now, but what it might be like in 48 hours. There is still potential for people to pass it on. The approach is to gracefully withdraw and not put people in jeopardy.

«As the owner and skipper there is a moral and legal responsibility if people are carrying the virus but not showing symptoms or testing positive yet.

«My son Douglas was looking forward to his first race last year, having turned 18 and has missed out again this year. He was very much looking forward to it after a successful line honours win in the TransPac Race with parents and brother in 2019.»

Cooney ended: «I wish the remainder of the fleet all the best for the race.»

The remaining 91 yachts, including 18 two-handed entries, are ready to take on the 628 nautical mile challenge that starts tomorrow, Boxing Day, at 1pm.

Di Pearson/RSHYR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí